Ante las inundaciones

El 'president' Torra, Verdaguer y la caridad

El poeta sí supo mostrar solidaridad y humanidad ante un desastre natural que sufrió Andalucía

1
Se lee en minutos
Quim Torra durante los desayunos informativos de Europa Press.

Quim Torra durante los desayunos informativos de Europa Press. / DAVID CASTRO

Emma Riverola se lamentaba desde estas páginas de EL PERIÓDICO por la mezquindad (sic) del 'president' de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra, cuando en pleno episodio de la gota fría que ha afectado severamente las comunidades de Valencia, de Murcia, de Andalucía y la provincia de Albacete y que ha causado seis víctimas mortales se solidarizaba únicamente con Valencia. La actitud del presidente de la Generalidad de Cataluña contrasta claramente con la expresión de solidaridad de su homónimo vasco, el lehendakari Iñigo Urkullu que, obviamente, mostró su afecto y proximidad a todas las comunidades afectadas sin excepción.

Opinión exprés

Emma Riverola

Escritora

La mezquindad de Torra

Más allá de suscribir el artículo, que lo hago, me vino a la cabeza un episodio protagonizado por Jacint Verdaguer que estoy seguro de que conoce el 'president' Quim Torra, buen conocedor del poeta de Folgueroles. Me refiero a la publicación en 1885 del libro 'Caritat' por parte de mosén Cinto, una obra expresamente escrita para recaudar fondos para las víctimas del terremoto que el día antes de Navidad de 1884 había arrasado varios pueblos de Andalucía.

No hace mucho, en julio de 2016, el Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya, organismo dependiente del Govern de la Generalidad, promovió y auspició una exposición que, bajo el título 'Caritat', se hacía eco de aquel episodio sísmico, tomando como excusa el noble ejercicio de solidaridad del Príncipe de las Letras Catalanas. Este gesto no quedó inmortalizado -supongo que por limitaciones propias del guion- en la película 'L'enigma Verdaguer', producida y recientemente emitida por TV3 con un notable éxito de audiencia.

Noticias relacionadas

Ya entiendo que no podemos pedir poesía a nuestro 'president', pero sí que nos atreveríamos a pedirle caridad. La misma caridad que mosén Cinto Verdaguer, un hombre generoso de una personalidad compleja, un cura-poeta, de una profunda carga humana y solidaria, tuvo para con el pueblo andaluz azotado por aquel dramático terremoto. Su gesto, lejos de restarle catalanidad, lo hizo aún más universal.

*Ramon Espadaler Parcerisas, secretari general d'Units per Avançar

Temas

Quim Torra