Ir a contenido

Relevo en la CE

Ursula von der Leyen, candidata a presidir la Comisión Europea, durante un discurso en la Eurocámara.

VINCENT KESSLER (REUTERS)

Una presidenta imprevista

Ruth Ferrero-Turrión

La adaptación del programa de Ursula von der Leyen al de socialistas y liberales le ha permitido obtener la presidencia de la Comisión Europea

Tras cinco semanas de negociaciones en el seno del Consejo Europeo, los líderes de los estados miembros llegaron a una sorprendente propuesta para cubrir los principales puestos de la UE en el nuevo ciclo político. De todos ellos, sin duda el nombre de Ursula von der Leyen fue el que más reacciones levantó, tanto por no encontrarse en ninguna de las quinielas previas, pero también por la ausencia de relevancia política en Alemania.

Su trayectoria política, previa a la nominación, no alentó los mejores augurios cara a los retos a los que debe enfrentarse Europa. Los más críticos argumentaban su ausencia de posición en relación a temas tan relevantes como la inmigración o el cambio climático. También ha sido muy criticado su desempeño en los Ministerios de Familia y de Defensa, llegada a ser acusada de prevaricación en la concesión de contratos públicos a empresas vinculadas a familiares de primer grado y contaba con el rechazo frontal de los socialistas alemanes. Además, su candidatura fue un compromiso acordado entre Merkel y los cuatro del grupo de Visegrado que venían de bloquear las candidaturas de Weber y Timmermans.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Van der Leyen se enfrentaba, en su presentación ante el Parlamento Europeo, a un contexto abiertamente adverso y donde no estaba nada claro que fuera a ganar la votación que la convertiría en la primera mujer en presidir la Comisión. Su intervención en la cámara ha sido decisiva y sostenida sobre los postulados de Europa social, política migratoria más humana, cambio climático y regeneración democrática, para convencer a los indecisos liberales y socialistas. Y lo consiguió. La adaptación de su programa al de socialistas y liberales le ha permitido obtener la presidencia de la Comisión. Eso sí, su victoria ha sido por el margen más estrecho de votos de la historia, 383 votos a favor, 327 en contra y 22 abstenciones, incluso por debajo de los 422 obtenidos por Juncker en 2014. En términos de política consensual de la UE, un resultado muy pobre

A partir de hoy Van der Leyen ha de demostrar que la muerte de los 'spitzenkandidaten' no ha sido en vano. Solo de ella depende no traicionar el aval obtenido por los representantes de la ciudadanía europea.  Veremos.