Ir a contenido

EDITORIAL

Un presidente para la mitad de Catalunya

Torra propone perseverar en los errores del pasado otoño y no ofrece un plan de futuro

El candidato se considera provisional al servicio de Puigdemont

Pleno de investidura del candidato a presidente de la Generalitat, Quim Torra.

Pleno de investidura del candidato a presidente de la Generalitat, Quim Torra. / RICARD CUGAT

Nadie podrá acusar al candidato a la presidencia de la Generalitat, Quim Torra, de no hablar claro. En su discurso de investidura, el candidato designado a dedo desde Berlín dejó claro desde el principio que considera que el presidente legítimo es Carles Puigdemont y que la guía que marcará su obra de gobierno es el refréndum del 1-O y las elecciones del 21-D. En las propias palabras de Torra: "Seremos leales al mandato del 1-O y lucharemos por alcanzar el estado independiente en forma de república". Con la misma claridad que habló Torra, cabe apuntar que desde su primer discurso oficial el candidato se ha erigido como el presidente de solo la mitad de los catalanes, aquellos que se consideran independentistas; que someter su acción de Gobierno a lo que le dicte el 'expresident' instalado en Berlín es una peculiar forma de honrar la institución de la presidencia de la Generalitat; que es un pésimo augurio para el país que quien aspira a presidirlo habite en una realidad paralela en la que Catalunya vive una "crisis humanitaria"  y los mandatos democráticos se adaptan a conveniencia. 

Es cierto que la respuesta -exclusivamente judicial- del Estado al desarrollo de la crisis política ha creado una alarmante situación de excepcionalidad en Catalunya. La violencia policial del 1-O fue inaceptable; la severidad con la que se aplica una medida que debería ser excepcional como la prisión preventiva debe ser criticada sin ambigüedades; la forma con la que se interpreta el Código Penal en la causa abierta contra los líderes del procés ha merecido la repulsa de numerosos y reputados juristas en Catalunya y en el resto de España, además de reveses judiciales en Europa. Pero nada de ello cambia la realidad.

Por ejemplo: que la brutalidad policial no convirtió el 1-O en una herramienta democrática de la que poder extraer mandato alguno, como dijeron sin ir más lejos los propios observadores internacionales convocados por la Generalitat; que si bien es cierto que el bloque independentista logro la mayoría absoluta el 21-D, el partido más votado fue Ciudadanos, y en votos el independentismo no es mayoritario en Catalunya. El artículo 155 de la Constitución no es el principio del problema; es la consecuencia de la deliberada desobediencia al marco estatutario y constitucional por parte del anterior Govern de la Generalitat, concretada en las bochornosas sesiones parlamentarias del 6 y 7 de septiembre y en la declaración de independencia del 27 de octubre. Hubo un referéndum convocado de forma ilegal, hubo una legislación que le dio apoyo, un Govern que trabajó para ello, una declaración de independencia y un silencio estrepitoso después que convirtió la República en una expresión vacía de contenido. El resto (el artículo 155 y las criticables medidas judiciales) vino después.

Pulso son las instituciones del Estado

Y pese a ello, lo que ofreció Torra desde la tribuna del Parlament fue un doble ejercicio escapista: negación de la realidad y reincidencia en los errores que han llevado a Catalunya a la dramática situación en la que se encuentra. El candidato habló de un proceso constituyente (con la vista puesta en la CUP) y se erigió en paladín de un legitimismo que mira de forma victimista y autocomplaciente al pasado y no ofrece nada cara al futuro excepto proseguir con el estéril pulso con las otras instituciones del Estado. Incluso cuando habló de políticas sociales y economicas (renta mínima, educación, plan industrial) la mirada siempre estaba puesta en la perfidia de Madrid. No era Puigdemont, pero incluso usó sus palabras cuando criticó al rey Felipe VI. Como decíamos, Torra fue claro desde el principio de su discurso.

No es Torra, un político que se considera provisional en unos tiempos provisionales, el candidato que necesita Catalunya para regresar a la normalidad institucional y curar las heridas abiertas y que amenazan la convivencia y cohesión social. Es muy sencillo: Catalunya necesita un presidente de todos, y Torra, de ser elegido, lo será solo de unos cuantos.

0 Comentarios
cargando