Ir a contenido

EL SISTEMA EDUCATIVO

La última edición de las pruebas de selectividad en la universidad Pompeu Fabra. 

JOAN CORTADELLAS

Septiembre, papagayos, estrés y pedagogía

Lucía Etxebarria

Aprender de memoria no fomenta el razonamiento, el sistema crítico o la creatividad

Estudio psicología por la UNED. En febrero falleció una familiar y no me presenté a exámenes que sí estudié. Dos meses después cojo los mismos apuntes, que había memorizado en febrero cual papagayo, y no puedo responder a preguntas como "¿en qué parámetros se sitúa exactamente el espectro visible del color?" (La respuesta es 400-700%). Pero si me hicieras razonar cómo percibimos los colores, por supuesto podría escribirlo. Lo que no recuerdo son nombres, números y fechas sin relacionarlos entre sí.

Yo necesito razonar las cosas para entenderlas. Soy creativa, funciono con lo que se llama "pensamiento arborescente". Las ideas se suceden, se solapan, van y vienen, no siguen una estructura lineal. Tengo que relacionar unos datos con otros. 

Los datos se olvidan. Quizá por eso se siga enseñando así. Quizá al sistema no le interesa tener individuos que piensen por sí mismos 

Una amiga estudia el máster de formación de profesado en la UNED. Les  inculcan que deben no solo instruir en conocimientos, sino enseñar a aprender y guiar en el desarrollo integral de capacidades. Sin embargo, los exámenes son una antítesis de lo que ellos mismos predican. Esos exámenes tipo test suponen que aprobarán personas con mucha memoria, pero luego podrán escribir cosas como el "convatir" de Tania Sánchez (licenciada por la UNED).

Absurda función nemotécnica

En un mundo como el actual donde el conocimiento es más asequible y se encuentra más almacenado que nunca (atlas, enciclopedias, diccionarios, internet...) es absurdo exigir la función nemotécnica del estudio y aprendizaje.

Mi hija, por ejemplo,  aprendió de memoria la tabla periódica para su examen de junio, y ya la ha olvidado. En todo el año no ha hecho un solo experimento. Mi sobrina vive y estudió en Estados Unidos. No aprendió de memoria ninguna fórmula matemática, ni física, ni química. En los exámenes contaba con el libro y podía consultarlo si lo necesitaba. Tenía que solucionar casos prácticos. Hoy tiene un máster y un trabajo de alto nivel a los 25 años.

Aprender de memoria no fomenta el razonamiento, el sistema crítico o la creatividad. Los datos se olvidan. Quizá por eso se siga enseñando así, con métodos denostados por la pedagogía moderna. Quizá al sistema no le interesa tener individuos que piensen por sí mismos.

0 Comentarios
cargando