La revolución del ¡aaazúcar!

Tiffany's para golosos: 10 santuarios de la pastelería y la bollería de Barcelona

A nadie le amarga un dulce. En singular. La moderación es requisito indispensable para disfrutar del pecado. Aquí tienes 10 joyas de la chuchería. Si con los Donettes te salen amigos por todas partes, imagínate con esto

En Le Tigre Cakes venden la caca rosa del ‘Dr. Slump’ formato comestible (foto) y cruasanes de Pantera Rosa.

En Le Tigre Cakes venden la caca rosa del ‘Dr. Slump’ formato comestible (foto) y cruasanes de Pantera Rosa.

La revolución del azúcar ya está aquí. La pastelería y bollería se han vuelto más creativas que un publicista de Nike. En paralelo a la siempre reivindicable oferta de pastelería clásica de Barcelona, se ha desplegado una realidad paralela de nuevos artesanos del dulce en la que estallan cruasanes multilaminados que parecen bombas de felicidad, flotan donuts veganos que saben a victoria, se avistan cheesecakes de otra galaxia y se fabrican mochis como pelotas de tenis. A nadie le amarga un dulce. En singular. La moderación es lo primero, el requisito indispensable para disfrutar del pecado. Cuanto más ocasionales sean los encuentros, más endorfinas soltaremos y mayor será la recompensa… Y más sabremos apreciar la dedicación que estos santuarios de la chuchería ponen en cada pieza. No voy a ser yo quien contradiga a doña Celia Cruz: ¡Aaazúcar!  

Cruasán de Pantera Rosa 

Conexión Prat-Barna

Hace tiempo que mandan en el Prat y desde hace poco también quieren conquistar Barcelona. No utilizarán la fuerza, sino su pastelería y bollería urbana de nueva generación; no hay armas más efectivas. En Le Tigre Cakes se lo pasan teta. Les gusta complacer a su clientela sin renunciar a su espíritu entre canalla y hiphopero, una actitud que se refleja en sus cruasanes de sabores imposibles -tienen uno de Pantera Rosa, repito, de Pantera Rosa-, su pastelería artesanal siglo XXI, sus rolls pornográficos y, mi charlotada favorita: la caca rosa del Dr. Slump en formato comestible. Rematan la faena con cafetería de especialidad y una oferta de 2x1 en tartas todos los miércoles por la tarde. Están locos estos pratenses..  

Le Tigre Cakes. Diagonal, 430. Rector Martí i Pinyol, 3 (El Prat)


Sin filtros 

Gemidos azucarados

Pastelería joven, desprovista de ego, sin filtros de Instagram y con fondo adquirido en la Escuela de Hostelería y Turismo. Pastelería sin complejos, comprometida con la calidad, armada con el encanto de las creaciones de Pol Torres, un alquimista repostero que fabrica el mejor cruasán de atún que he probado. Pero no te conformes con los cuernos: el pastel de mascarpone con higos, el brioche de praliné de avellana o el panellet de crema quemada te proporcionarán un 'Cuando Harry Encontró a Sally' como una catedral. Y esta vez los gemidos serán de verdad.   

The Bakers. Padilla, 168

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete


Desayuno con diamantes 

El goloso en llamas

L’Atelier tiene trampantojos que duele romper con la cuchara, como este pastel con forma de cactus. 

/

En 2019, el premiado chef pastelero Eric Ortuño y su socia Ximena Pastor levantaron la persiana de L’Atelier, una pastelería/escuela/boutique que desafía las leyes de la física y juega con los sentidos del cliente. La vitrina de pasteles se asemeja a la de una joyería, y en este Tiffany’s para golosos se estila una pastelería finísima, exquisita, con trampantojos tan alucinantes como las piezas en forma de cactus o melocotón; duele romperlas con la cuchara. Para más inri, uno de los mejores panettones artesanales de Barcelona sale de su cocina.

La creatividad no descansa en este laboratorio. Monsieur Ortuño tiene ideas locas como los helados con cucurucho de cruasán o los panellets cúbicos, y es una autoridad en el infravalorado arte de las pasta de té. El año pasado, su famosa galletita Reus ganó el premio a la mejor pasta de té de España con todo merecimiento: imposible engullir menos de tres de una sentada.  

L’Atelier. Viladomat, 140. 


Sex and the city 

¡Bombas, bombas!

¿La especialidad de Demasié? ‘Rolls’ explosivos y bombas, unos bollos más esponjosos que los mofletes de Casper.

/

Si estuviéramos en Ámsterdam, el escaparate de la tienda madre de Demasié (calle Princesa) estaría en las profundidades del Barrio Rojo. Cuánto sexo. Cuánta lascivia. Cuánta perdición. Este negocio comandado por los hermanos Escursell (cuarta generación de pasteleros) ha perfeccionado el roll de canela hasta convertirlo en una peli de porno de alto presupuesto. 4K. Ultra HD. Ingredientes premium y elaboraciones concienzudas que tienen como resultado unos rolls explosivos, mullidos, con sabores y toppings loquísimos (mascarpone con frambuesa, mmm).

No te vayas sin roer algunas de sus galletas o sin hundir las zarpas en las bombas, unos bollos más esponjosos que los mofletes de Casper, con rellenos obscenos que explotan en tu cara, manos y barbilla cual polución nocturna de crema, chocolate y mermelada. Cigarrito y a dormir.   

Demasié. Princesa, 28. 


Mucho Mochi  

Beso glutinoso

Mochis de Niji. Se atreven con sabores no aptos para japoneses cardiacos: desde mango hasta Oreo.  

/

Pocos postres asiáticos son tan internacionales como el mochi; esta bola glutinosa alcanza en la factoría de Niji cotas de excelencia difícilmente superables. Sus mochis son grandes, su membrana de pasta de arroz es una caricia y tampoco se andan con chiquitas con la 'mousse 'del relleno: suave, ligera y trabajada. Además, no solo en términos de calidad ganan la partida, también son los más valientes y se atreven con sabores no aptos para japoneses cardiacos: de cheesecake, mango y maracuyá, tarta de zanahoria, Oreo… El día que hagan megamochis del tamaño de una sandía me harán muy, muy feliz.   

Niji. Rambla Catalunya, 31. El Corte Inglés Plaça Catalunya y Diagonal. L’Illa Diagonal.


Specialty cheesecake  

Tarta y flat white

Pocos baristas como Junzhi Liu. La clientela de Brew Coffee es adicta a sus cafés de especialidad, a mi parecer los mejores de Barcelona. Solo por la destreza de Liu y su equipo ya merece la pena pasarte media vida en este local del Eixample, pero la fantasía no se ciñe solo al grano. La madre de Liu prepara unas tartas artesanales que harían palidecer a más de un repostero mediático. La de mango, una nube. La de matcha, suave como la lencería de seda. No obstante, la joya más brillante es el 'cheesecake', capaz de competir de tú a tú con los de JonCake, esponjoso, con la piel quemadita, las entrañas cremosas y sabor a queso de verdad. Uno de mis pecados favoritos, no se lo digas a nadie.   

Brew Coffee. Roger de Flor, 102.


Respostería japonesa 

Entre mochis y dorayakis

El clásico de la casa de Takashi Ochiai es su cruasán de ‘matcha’.

/

Es más fácil perderse en el catálogo de pastelería de Takashi Ochiai que en el Ikea un sábado. Repostería y bollería japonesa de altísimo nivel. Mochis, batidos de matcha, dorayakis, bizcochos y brioches nipones… Es imposible abarcarlo todo. Si te ocurre como en Netflix, que no puedes elegir ante semejante avalancha de contenido, apunta al clásico de la casa, el increíble cruasán de matcha, un ejemplar que muchos han intentado copiar sin éxito. Por cierto, si necesitas munición para la Navidad, haz lo que sea necesario para conseguir su panettone artesanal…, y compra varias toallas para enjugar las babas. .  

Takashi Ochiai. Comte d’Urgell, 110. 


Gràcia en espiral 

Rock & rolls

Candela Canela se ha convertido en una de las fábricas más fiables de ‘cinnamon rolls’ artesanales.

/

Con apenas 3 años de vida, Candela Canela se ha convertido en una de las fábricas más fiables de cinnamon rolls artesanales. Oriol Inglés se encarga de preparar y hornear espirales de larga fermentación, armado con harinas y mantequillas de la mejor calidad. Algunos, por cierto, no llevan canela, por si te da repelús. Y tienen un roll vegano. Consejo: con un golpe de calor, la pieza adquiere un extra de erotismo. Me pido el de cheesecake y me pierdo en su esponjosidad. Dedos y nariz llenos de mermelada. Pupilas dilatadas. Dos minutos en el cielo.   

Candela Canela. Ros de Olano, 48.


Día redondo 

Donuts para todos

Bungnuts es la primera donutería exclusivamente vegana de Barcelona. 

/

La primera donutería exclusivamente vegana de Barcelona. Bungnuts acaba de llegar a Gràcia para demostrar que los donuts artesanales veganos pueden ser tan placenteros como los clásicos. Núria Pes y Marina Sopena operan con ingredientes naturales y productos de proximidad, de temporada. Sin colorantes ni conservantes. Y rubrican un producto de altísima calidad, con una masa perfecta y combos de sabores excitantes, como el de manzana asada y crumble de almendras.  

En el otro extremo, en Sant Antoni, encontramos La Donutería. Mis berlinas fetiche se arman en este santuario. Piezas enormes, con una masa perfecta, sin aditivos, con productos de temporada, rellenos abundantes y tratamiento de alta cocina. Si con los Donettes te salen amigos por todas partes, imagínate con esto.   

Bungnuts. Santa Eugènia, 16.

Noticias relacionadas

La Donutería. Parlament, 20.