EL SEMÁFORO DEL MUNDO TODAY

"Así es el Resfriado Experience, la nueva sensación que arrasa en Barcelona"

La actualidad del mañana de Barcelona

El Mundo Today

"Así es el Resfriado Experience, la nueva sensación que arrasa en Barcelona"

Pareja de la mano besándose en el paseo de Sant Joan

Hay que ser muy ruin para ir así de enamorados por la calle en pleno mes de enero. Parece que muchas parejas no son conscientes de lo mucho que duele verlas así de felices cuando Marisa deja de responder a tus mensajes. Hubo una época en la que Marisa y yo también íbamos de la mano por la calle y nos besábamos en cada semáforo en rojo, pero ahora que ella se ha ido con su profesor de salsa y bachata, al fin entiendo que eso no estaba bien. Esas personas solitarias que se cruzaban con nosotros, y que para mí no existían, merecían un respeto, tenían su corazoncito. 

El ascensor de mi edificio

Esta semana el ascensor de mi edificio sube pero no como para llegar al verde porque alguien, yo personalmente, cree que el vecino del tercero se puso a fumar en él o se metió tras haber fumado mucho. Las conversaciones que he mantenido tampoco han sido las mejores, aunque mis comentarios meteorológicos estuvieron a gran nivel. Mi reflejo en su espejo no dejó indiferente a nadie, especialmente cuando utilicé mi viaje hasta el octavo para quitarme un trozo de comida de entre los dientes.

Resfriado Experience

Iba en el metro cuando un hombre me estornudó en la cara invitándome así a participar en la nueva sensación de Barcelona: el 'Resfriado Experience'. Solo dos días después, comencé yo mismo a estornudar. Mocos líquidos se precipitaban por mis fosas nasales, picor de garganta, contracturas en la espalda y algo de fiebre. La verdad es que me llevé el 'pack' completo y tengo que reconocer que no decepciona. Son cinco días de pura emoción que recomiendo a todo el mundo. Ya he empezado a estornudar encima de la gente para que todos puedan disfrutar de la experiencia.

Rubén

El afán de protagonismo de esta persona ya no conoce límites. Solo porque había hecho un curso de pilotaje de avión, cuando el piloto se puso enfermo durante nuestro regreso de las Azores, ya se sintió legitimado para meterse en la cabina, estabilizar el vuelo y traernos sanos y salvos. Los pasajeros le aplaudieron, mientras Rubén, con su cinismo habitual, les decía que es lo que habría hecho cualquiera en su lugar. La gente está creando un monstruo y se acabará arrepintiendo. 

Temas Humor