22 oct 2020

Ir a contenido

CULTURA DE CUARENTENA

El D'A se celebra en casa

El festival barcelonés de cine de autor estrena una edición especial que podrá disfrutarse a través de Filmin

Juan Manuel Freire

Léa Seydoux y Roschdy Zem en ’Roubaix, une lumière’, de Arnaud Desplechin.

Léa Seydoux y Roschdy Zem en ’Roubaix, une lumière’, de Arnaud Desplechin.

El pasado 20 de marzo llegaba la noticia: el D'A Film Festival desafiaba a la pandemia y no se anulaba ni se posponía, solo se adaptaba. Su próxima edición, la décima (cualquier fasto de este aniversario se ha querido reservar para el próximo año), tendría lugar en las fechas previstas, del 30 de abril al 10 de mayo, solo que en nuestros salones en lugar de en las salas.

La plataforma Filmin acogerá en los próximos días el 70% de la programación prevista en un principio; del resto se ha tenido que prescindir, sobre todo, por cuestiones de derechos y estrategias de estreno. Queda mucho entre lo que elegir: hasta 45 largos y 19 cortos conforman una selección fiel al espíritu del festival. De nuevo, el D'A nos trae las nuevas obras de autores consolidados, apuesta por grandes valores en construcción y recuerda que otro cine español (más atrevido, más impredecible) es posible.

La película inaugural, que algunos afortunados podrán ver desde las 20.00 h. del jueves, día 30, y el resto a partir de las 0.00 del viernes, día 1, sigue siendo la prevista: 'Habitación 212', una fantasía sentimental de Christophe Honoré, el 'auteur' homenajeado el año pasado por el D'A. Este año, la retrospectiva está dedicada a Jessica Hausner, directora austríaca que ha analizado el misterio del ser humano a través del retorcimiento de géneros y la ambigüedad general.  

La sección Direccions, dedicada a nombres realmente propios, incluye este año películas de Werner Herzog ('Nomad: In the footsteps of Bruce Chatwin'), Arnaud Desplechin ('Roubaix, une lumière', en su estreno español) o Kiyoshi Kurosawa ('To the ends of the Earth'). "Estas películas son básicas, y en concreto destacaría la de Desplechin, un thriller social brutal en muchos sentidos", nos dice Carlos R. Ríos, director del certamen. "Pero también me gustaría destacar toda la sección Talents, la mejor y más coherente de los últimos años". En ella compiten directores con un máximo de tres largos, caso del  algeriano Amin Sidi-Boumédine ('Abou Leila'), el islandés Hlynur Pálmason ('Un blanco, blanco día') o el chino Gu Xiaogang ('Dwelling in the Fuchun Mountains'). Como pueden ver, el D'A acoge cine de las más diversas procedencias. 

Del ejercicio de exploración suele emerger siempre la misma conclusión: somos diferentes pero, a la vez, muy parecidos. Curiosamente, la circunstancia que este año más nos une se ha deslizado en el programa. "Hay muchas películas sobre un cierto confinamiento", dice Ríos. "Desde la cinta de inauguración, 'Habitación 212', hasta películas suramericanas como 'Los sonámbulos' y 'Algunas bestias', pasando por algunas de la sección estatal [Un impulso colectivo]… Todas ellas son análisis del ser humano a través de un encierro". 

Sobre el futuro de este y otros festivales, así como el consumo de cine en salas, Ríos quiere ser positivo: "Yo creo que volveremos a llenar los espacios de cultura, ya sean teatros, salas de conciertos o cines. Pero quizá los festivales deberían empezar a combinar las dos pantallas. Igual esta crisis nos permite aprender cosas, avanzar y mejorar. El cine de autor tiene dificultades para estrenarse en salas. Si hay más oportunidades de que tenga visibilidad, bienvenidas sean esas oportunidades".