Crónica teatral

'Thriller' filosófico en la Biblioteca

Sergi Belbel monta de forma canónica 'Això ja ho he viscut', de J. B. Priestley, junto a un enorme elenco

Sílvia Bel y Lluís Soler en ’Això ja ho he viscut’, de J. B. Priestley.

Sílvia Bel y Lluís Soler en ’Això ja ho he viscut’, de J. B. Priestley. / BITO CELS

Se lee en minutos

Del dramaturgo británico J. B. Priestley (1894-1984) son muy recordadas piezas como 'Truca un inspector', que llevó al Goya en el 2011 Josep Maria Pou, 'El temps i els Conway', que tuvo 20 años antes una gran versión de Mario Gas en el Condal. Vuelve a la cartelera barcelonesa con otra pieza de la época de la anterior, 'Això ja ho he viscut',  estrenada en 1937.

Al igual que 'El temps i els Conway', la obra plantea reflexiones sobre el paso del tiempo, en este caso acerca de la sensación del 'déjà vu'. O sea, la de haber vivido anteriormente algo que nos es desconocido. Priestley une 'recuerdos del futuro' y sueños premonitorios para asaltar el concepto de temporalidad lineal. Sergi Belbel, siempre interesado en estas cuestiones que rayan la ciencia ficción, ha puesto así su mirada en Priestley para debutar en la nave gótica de la Biblioteca. El exdirector del TNC lo ha hecho con una pieza en la que se siente cómodo y con un reparto de su total confianza. Más que justificada visto el resultado.

Que nadie se asuste. Es cierto que en 'Això ja ho he viscut' hay carga de profundidad filosófica con estas reflexiones acerca del tiempo, o sobre determinismo y libertad individual, pero bajo un envoltorio de 'thriller' al más puro estilo de Agatha Christie o de Hitchcock.

Un soberbio
Carles Martínez da un curso de cómo se matiza un personaje desde la contención

La intriga brota pronto en un hostal rural del norte de Inglaterra donde se desarrolla la obra. Allí llega un misterioso y atribulado doctor alemán, el profesor Görtler (Carles Martínez), deportado de su país, que se define matemático y filósofo. Le reciben el dueño (Jordi Banacolocha)y su hija (Miriam Alamany). El joven profesor Farrant (Roc Esquius) se hospeda en un tiempo de retiro. La primera visita de Görtler, breve, ya provoca turbación. Volverá para hacer un experimento cuando tiene conocimiento –parece que les esperara– de que han llegado al hostal el matrimonio Ormund. Son un potentado alcohólico y engreído (Lluís Soler) y su errática esposa (Sílvia Bel). Una pareja en avanzado estado de descomposición matrimonial.

Belbel levanta una obra de perfil clásico, en las que se sirve el texto de forma canónica. Priestley no deja, probablemente, alternativa para darle un revolcón y se aprovecha con acierto el espacio de la Biblioteca. No le iría mal, sin embargo, un acelerón a la primera parte que peca de morosidad de una obra larga.

Te puede interesar

Donde juega seguro 'Això ja ho he viscut' es en su reparto. Carles Martínez es un soberbio profesor Görtler y da un curso de cómo se matiza un personaje desde la contención. Soler protagoniza unos formidables mano a mano con él, mientras Bel también es capaz de transmitir estados de ánimo con apenas una mirada. Banacolocha y Alamany tienen oficio para dar y vender y Roc Esquius mantiene el tipo algo enconsertado.