Ir a contenido

ESTRENO TEATRAL

Belbel juega con el 'déjà vu' en la Biblioteca de Catalunya

El director debuta en el espacio gestionado por La Perla 29 con 'Això ja ho he viscut' de J.B. Priestley con Sílvia Bel, Lluís Soler y Carles Martínez

Marta Cervera

Sílvia Bel y Lluís Soler en Això ja ho he viscut, de J. B. Priestley.

Sílvia Bel y Lluís Soler en Això ja ho he viscut, de J. B. Priestley. / BITO CELS

A veces uno tiene la sensación de estar viviendo algo que ya ha experimentado antes. Esa sensación de 'déjà vu' es utilizada por el autor británico J. B. Priestley (1894-1984) en 'Això ja ho he viscut', que se estrena este miércoles en la Biblioteca de Catalunya. El experimentado director Sergi Belbel debuta con este montaje en el singular espacio, con un fantástico reparto que incluye a Sílvia Bel, Míriam Alamany, Carles Martínez Jordi Banacolocha -con los que ya trabajó en 'Maria Estuard'-, así como a Lluís Soler, a quien dirigió en 'El mètode Grönholm', y Roc Esquius, actor y autor de quien Belbel montó 'Sàpiens'.

"Nunca había trabajado en la Biblioteca de Catalunya y me ha encantado, tanto el espacio como la gente de La Perla 29 que lo gestiona", explica Belbel, que este domingo terminó en el Lliure el experimento de 'Dolors', serie teatral coescrita junto a Cristina Clemente y Eulàlia Carrillo. Tiene muchas ganas de estrenar en esta sala tan mágica: un espacio gótico con paredes de piedra, techo de madera y suelo de tierra. "Desde que la descubrí con la 'Antígona' que montó Broggi tenía ganas de hacer algo aquí", confiesa.

La escenografía de Max Glaenzel aprovecha la estructura arquitectónica del lugar para recrear el hostal de montaña donde trascurre la acción. "Hemos aprovechado las hermosas paredes de piedra para recear la entrada del hotel donde transcurre la acción, situada en el siglo XX, antes de la segunda guerra mundial. Pero le hemos añadido una pequeña glorieta, esa especie de terraza interior que tienen muchas casas inglesas".

Realidad y ficción

'Això ja ho he viscut' explora la idea de los sueños precognitivos y la teoría de la recurrencia eterna de Ouspensky. La llegada del doctor Görtler, un físico alemán que cree en la teoría del eterno retorno alterará las relaciones entre los personajes principales. Los malos presagios del estrafalario doctor anunciando una inminante desgracia influenciarán las acciones de los huéspedes del hotel, el acaudalado matrimonio Ormund y el profesor Farrant.

Estrenada en 1937, esta obra concluye una trilogía sobre el tiempo que Priestley inició con 'Curva peligrosa' (1932) y siguió con 'El tiempo y los Conway' (1937).  Priestley, que también fue novelista superventas, tenía un gran dominio de la intriga como ya demostró 'Llama un inspector', una de sus obras más populares.   

"Tiene algo de Hitchcock y de Agatha Christie pero la obra va mucho más allá de la intriga", dice Belbel

En 'Això ja ho he viscut' utiliza elementos de suspense para seducir al espectador y soprenderle. "Tiene algo de Hitchcock y de Agatha Christie, pero la obra va mucho más allá de la intriga", afirma Belbel. Escrita tres años antes de la segunda guerra mundial, esta pieza protagonizada por un inglés muy 'British' y un alemán algo inquietante no solo habla del tiempo desde el punto de vista vital. "El texto tiene un trasfondo político y moral", apunta el director.

Aunque en tiempos de Priestley no se hablaba de relaciones tóxicas, esta es otra de las claves de la pieza. Belbel la recomienda para todos aquellos que atraviesen por relaciones difíciles. "La obra muestra que cuando las cosas no funcionan lo mejor es afrontarlas de cara, coger el toro por los cuernos. En realidad esta también es una obra ideal para todos aquellos que estén deprimidos. ¡Que no tomen Trankimazín y que vengan a verla!". Y es que, pese a los malos presagios con los que empieza, tiene un final es esperanzador.

Sílvia Bel y Roc Esquius en 'Això ja ho he viscut', de J.M. Priestley. / BITÓ CELS

Eso sí, hasta llegar a ese luminoso fin el espectador debe estar preparado para todo. "La tensión es fundamental en este texto. Primero te inquieta, te confunde. Juega con la idea de otra temporalidad, con la realidad y la ficción hasta llegar a ese punto en el que todo se desvela". Habrá que verla para resolver el misterio.