Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

Crítica de 'Pacific Rim: Insurrección': esta vez es impersonal

¿Quién necesita una película más de 'Transformers'? ¿Quién necesita una que intenta parecerse a 'Transformers'?

Nando Salvà

Tráiler de ’Pacific Rim: Insurrección’ (2018)

item

Pacific Rim: Insurrección ★★

Dirección: Steven D. Knight

Reparto: John Boyega, Scott Eastwood, Cailee Spaeny, Charlie Day

Título original:  'Pacific Rim: Uprising'

Países: Estados Unidos / China

Duración: 111 minutos

Año: 2018

Género: Acción

Estreno: 23 de marzo del 2018

Incluso si hacerlo no le hubiera proporcionado unos cuantos Oscars, es fácil imaginar por qué Guillermo del Toro prefirió poner en pie un proyecto como La forma del agua que dedicar su tiempo a rodar una secuela de Pacific Rim (2013). El mexicano es solo productor -y asesor visual- de dicha secuela, Pacific Rim: Insurrección, que al igual que su predecesora otorga a sus personajes humanos un rol meramente periférico. Asimismo, la nueva película posee agujeros argumentales tan grandes que el mismísimo Godzilla podría colarse por ellos, y sus fugaces alusiones a asuntos como el duelo, la redención y las tensiones entre padres e hijos en ningún momento justifican por qué deberíamos prestarles un ápice de nuestra atención. Y da igual. Lo único que quieren quienes compran una entrada para ver esta película es ver combates entre bestias grandes como rascacielos. Y el director Steven D. Knight les proporciona varios de esos, protagonizados por robots que primero se revientan los unos a los otros y después se enfrentan a un imponente kaiju.

La diferencia es que la primera película transmitía una rotunda sensación de envergadura y derrochaba imaginería lovecraftiana, y viéndola uno prácticamente podía escuchar a Del Toro aullando de placer desde detrás de la cámara mientras recreaba a grandiosa escala las peleas entre robots de juguete que de niño había escenificado en su cuarto. En cambio, todo en Insurrección luce vulgar, y la acción carece no solo de personalidad sino también de coherencia. Las atmósferas de su predecesora brillan aquí por su ausencia. Y todo eso hace que la decisión de sus responsables de restarles protagonismo a los lagartos gigantes para incrementar el de los robots resulte ser un error de bulto. ¿Quién necesita una película más de Transformers? ¿Quién necesita una que intenta parecerse a Transformers?