Ir a contenido

1714 EN VIÑETAS

La madurez del antihéroe de 'Victus'

Santamaria y Dalmases lanzan el segundo volumen de la adaptación al cómic de la novela de Albert Sánchez Piñol

Anna Abella

El guionista Carles Santamaria (izquierda)  y el dibujante Cesc F. Dalmases (derecha), con las ediciones castellana y catalana de ’Victus 2. Vidi’, en la sede de Norma Editorial.  / MIREIA REYNAL

El guionista Carles Santamaria (izquierda)  y el dibujante Cesc F. Dalmases (derecha), con las ediciones castellana y catalana de ’Victus 2. Vidi’, en la sede de Norma Editorial. 
Viñeta de ’Victus 2. Vidi’. 
Viñeta de ’Victus 2. Vidi’. 
Viñeta de ’Victus 2. Vidi’. 
Página de ’Victus 2. Vidi’. 
Página de ’Victus 2. Vidi’. 
Página de ’Victus 2. Vidi’. 

/

Con imágenes épicas de la batalla de Almenar, entre las tropas austriacistas de Carlos III y las borbónicas de Felipe V, y el ingeniero militar Martí Zuviría, el antihéroe del sitio y la batalla de Barcelona de 1714 creado por Albert Sánchez Piñol, algo más madurito aunque aferrado a la botella, llega la segunda parte de la adaptación al cómic de 'Victus', 'Vidi' (Norma), firmada de nuevo por el guionista Carles Santamaria y el dibujante Cesc Dalmases

“Si el primer álbum presentaba a los personajes y el aprendizaje de Zuviría, en el segundo encontramos su madurez, está más curtido y tiene su primera experiencia militar en la guerra de Sucesión”, explica Santamaria, quien este pasado viernes anunciaba que tras 12 años dejaba, por motivos de salud, la dirección de los salones del Cómic y del Manga. El guionista ha realizado “una inmersión en la época para entender el contexto histórico” y ha leído cuatro veces la novela original, “dos por placer y dos como un forense con el bisturí”.

Un cobarde

“Zuviría sigue siendo un buscavidas que intenta ganar dinero -apunta Dalmases-. En el tercer cómic (que prevén publicar por Sant Jordi) se dará cuenta de que le va a tocar ejercer de militar y luchar. Es un cobarde que se da cuenta de que lo es y de que al final no escapará de luchar o morir para defender su ciudad y su familia”. Familia atípica que forma con la prostituta Amelie, el pequeño Anfan, el enano y Peret, antiguo criado de su padre.

Ambos autores, que han contado con Xavi Casal para el color, destacan en ‘Victus 2. Vidi’ la relación del protagonista con el mariscal Antonio de Villarroel. “Era un militar profesional que había sido borbónico y que cambió de bando y se pasó a los austriacistas –recuerda el guionista-. Para Zuviría es una figura paterna que se convierte en su guía. Villarroel ve en él a un ingeniero brillante aunque se presente borracho a las reuniones”. “Intenta educarlo pero ve que no hay manera -añade Dalmases-. Ve que es un cobarde que siempre intenta escapar de las batallas, al que le falta valor y responsabilidad”.

La épica de la batalla sin héroes

Las viñetas más épicas son las de la batalla de Almenar, más allá de Lleida. "Ocurrió durante una expedición de las tropas austracistas en 1710 con 6.000 soldados a caballo con el objetivo de conquistar Madrid para acabar con la guerra de forma rápida. Pero antes de llegar se toparon con tropas borbónicas", relata Santamaria. 

Admite el dibujante, mientras enseña una doble página central de la batalla, que esas "escenas de acción son muy agradecidas". Para recrearlas se ha documentado en grabados y pinturas de la época. "Pero en esas batallas no había lugar para los héroes –afirma-. La motivación de la gente era sobrevivir". Por ello quiso mostrar "el terror de los que eran tropas de leva ante lo que significaba tener enfrente a 6.000 jinetes profesionales que se les iban a tirar encima". Y enseña las viñetas donde un soldado anónimo intenta cargar su fusil ante la rápida carga de la caballería sabiendo que morirá. 

Prometen echar el resto con la épica en el tercer cómic. Avanza Santamaria: "Será el clímax, el sitio y la defensa de Barcelona y la tragedia final, con miles de muertos, en una lucha calle por calle resistiendo hasta el final".