Ir a contenido

ENTREVISTA

William Oldroyd ('Lady Macbeth'): "Uso la pantalla como lienzo y escenario de teatro"

El reputado director de teatro y ópera debuta en el cine con 'Lady Macbeth', fascinante y convulso retrato de mujer que el jueves inaugura el D'A

Juan Manuel Freire

El director inglés William Oldroyd, en la presentación de Lady Macbeth en el último Festival de San Sebastián. / JUAN NAHARRO GIMÉNEZ / WIREIMAGE

El director inglés William Oldroyd, en la presentación de Lady Macbeth en el último Festival de San Sebastián.
El director inglés William Oldroyd.

/

William Oldroyd iba para el sacerdocio, pero lo cambió por la dirección de teatro y, más adelante, cine. 'Lady Macbeth', su debut en el largo, sacudió los festivales de Toronto y San Sebastián (donde obtuvo el premio FIPRESCI) e inaugura mañana, jueves, la quinta edición del D’A, un día antes de su llegada a las salas comerciales. 

Usted ha dirigido algún 'Macbeth', pero esta película no se basa, en realidad, en el Bardo, sino en una novela corta de Nikolái Leskov. ¿Cómo llegó hasta ella? Me la enseñó [la dramaturga] Alice Birch. La leí, me encantó y le pedí que hiciera un guion. Lo que me gusta de Birch es su economía con las palabras. Mi primer corto estaba cargado de palabras. Y el cine no se basa en la palabra. El cine se basa en la emoción.

'Lady Macbeth' no parece la obra de alguien forjado en el teatro, sino de una mente muy visual. Fui a la escuela de arte antes de estudiar dirección teatral. Solía pensar en términos de composición visual, pero después, me dediqué diez años a hacer teatro. Con el cine puedo hacer las dos cosas. Uso la pantalla como lienzo y como escenario de… un poco de teatro.

¿Hay algún pintor que fuera una influencia? Sobre todo, el danés Vilhelm Hammershøi. Tiene muchos cuadros de interiores con mujeres sin rostrode espaldassolitariasmirando por ventanas… Pensé que mi heroína podía ser una de ellas. Hammershøi vivió en la época en que Leskov escribió su libro.

¿Revisó la primera adaptación al cine de la novela [dirigida por Andrzej Wajda en 1961]? No supe de ella hasta que había terminado de rodar la mía. Pero tengo muchas ganas de verla. La verdad es que no entiendo por qué no existen más películas basadas en esta historia.

Desde luego, la heroína es fascinante. Puedes verla como una víctima del patriarcado, es una esposa forzada a una unión que no desea, pero también resulta ser una maníaca peligrosa. La complejidad del personaje es lo que me arrastró al proyecto. Empieza siendo una víctima, pero después se gira contra eso. Es una mujer dinámica, la clase de mujer que no gustaba a los hombres de la época.

¿Cómo reacciona el público a las decisiones de Katherine? Hay reacciones de toda clase. Las opiniones están muy divididas. Cada respuesta es legítima.

La película deja un rastro de turbación que cuesta quitarse de encima. Me encantan las películas que consiguen eso. Las que te llevan a darles vueltas durante días. Las que discutes con tus amigos. Michael Haneke [autor de 'La pianista'] es un director que siempre me ha inspirado. En sus películas hay una cierta provocación, pero no es provocación vacía, sino fundada en un problema interesante.

Florence Pugh estaba excelente en 'The falling', pero en este papel protagonista revela todavía más posibilidades. La había visto en esa película que comenta y pensé que sería ideal para el papel. Cuando la conocí lo tuve claro. Tenía la edad del personaje y era igual de temperamental. Además, no juzga al personaje. Simplemente, deja que viva. No quería a nadie que juzgara al personaje.

Para ser una primera película, muestra usted una gran seguridad. Parece una obra de madurez más que un primer intento. Bueno, eso es responsabilidad también de la directora de fotografía [Ari Wegner] y del montador [Nick Emerson], gente que sí que sabe lo que hace. Mi primer corto no funcionaba. Era teatro filmado. Después empecé a experimentar más con el lenguaje del cine y a hacerme preguntas. ¿Debía poner la cámara aquí o allá? ¿Por qué he decidido filmar esto de una manera y no otra? Esa clase de preguntas.

Es una película de época, pero menos glamurosa que sucia. No sé si 'Cumbres borrascosas', de Andrea Arnold, fue una referencia. Absolutamente. La película de Arnold era brutal. Mostraba la realidad de la época sin ambages. Era, además, muy orgánica y visceral. Me gustan esas cualidades.

0 Comentarios
cargando