Ir a contenido

EN KOSMOPOLIS

Jo Nesbo: "Dicen que los celos llevan a asesinar pero en realidad es la ambición"

El escritor noruego enfrenta a su detective Harry Hole a un vampirista en la 'La sed', nueva entrega de la serie negra

Anna Abella

Jo Nesbo, este viernes en Barcelona, donde participa en el festival Kosmopolis y presenta su novela La sed.

Jo Nesbo, este viernes en Barcelona, donde participa en el festival Kosmopolis y presenta su novela La sed. / RICARD CUGAT

Si el lector quiere buscar la clave de la trama de ‘La sed’ (Roja&Negra / Proa) “debería leer ‘Otelo’”, afirma, pícaro, Jo Nesbo (Oslo, 1959). “Se dice que lo que lleva a matar son los celos y se habla de celos mórbidos, del síndrome de Otelo, pero en realidad es la ambición”. Esos, con permiso del vampirismo, son los temas de la 11ª novela del detective Harry Hole, que el autor noruego presenta en el marco del festival Kosmopolis. “Jamás”, afirma, ha conocido a un vampirista. “Son las ballenas blancas de la psiquiatría, hay muy pocos”, pero ahí están, cita, asesinos en serie como “Richard Trenton (el asesino de Sacramento) o el vampiro de Dusseldorf”. 

Fue en una “oscura sala de psiquiatría, mientras buscaba ideas”, donde se topó con el síndrome de Renfield o vampirismo clínico, en alusión al sirviente del Drácula de Bram Stoker y lo que le fascinó era que quienes lo sufren “están en una zona gris que mezcla realidad y fantasía”. Son gente, alecciona, que siente la necesidad física o el impulso sexual de beber sangre, sea de animales, la propia o la de otros, aunque sea de la pareja, y para ello es capaz de atacar y matar”.

El asesino tiene sed de sangre, Harry Hole la tiene de alcohol y de criminales -“es un cazador de asesinos”-. ¿Y Nesbo? “De escribir, de historias, tengo sed de ideas. Escribo ficción para tener una perspectiva clara de las cosas pero no puedo dar respuestas, solo sugerirlas. ¿Existe el mal? Durante siglos se lo han planteado escritores, filósofos, políticos, abogados... Yo puedo mostrar aspectos del comportamiento humano para que el lector opine. Harry se enfrenta al mal pero, ¿lo llevamos dentro desde que nacemos? ¿es fruto de lo que vivimos?”.

Hole siempre ha sido “una persona herida” pero en ‘La sed’ -que en Noruega acaba de lanzarse con una tirada excepcional de 300.000 ejemplares-, aunque aún tiene pesadillas, se ha casado con Raquel y es profesor en la Academia de policía. “Se despierta queriendo que cada día sea igual al anterior porque se siente feliz, pero su experiencia le dice que pasará algo, nota que camina sobre un hielo muy frágil y que se va a romper. Y, efectivamente, se rompe. Él, a todas luces, no tiene talento para la felicidad”. Y sí, entonces un asesinato le despierta la sed y debe elegir “entre cumplir la promesa a su mujer de no volver a buscar asesinos o de regresar a un trabajo con el que tiene una relación de amor-odio”.

¿Por qué escoge lo segundo? El autor de 'El leopardo' lo compara con “los astronautas, que aunque tengan familia, si les piden que vayan a la Luna en una misión que saben puede ser suicida, dicen que sí, o los soldados que regresan de guerras como la de Afganistán y sienten la necesidad de volver al horror de la guerra”. La razón, afirma, “no es por fama o aventura sino porque se lo pide la sociedad, que les dice que esa misión solo la pueden resolver ellos y les es casi imposible decir que no. Como Harry”. 

HOLE AÚN NO HA TERMINADO SU GUARDIA

Y aunque al inicio de la novela un colega profesor le dice a Hole, “nuestra guardia ha terminado” (no, no es ningún guiño a ‘Juego de tronos’), revela Nesbo que como mínimo aún le queda una novela más por delante y un nuevo asesino que atrapar. Y entre la omnipresencia de la música que salpica una serie que ha vendido más de 33 millones de ejemplares en 40 idiomas –no en vano el autor y 'exbroker' fue cantante de un grupo de rock, pasión que heredó su detective (hasta tiene una 'playlist')- resurge en ‘La sed’ la relación padre-hijo. Cree que su “subconsciente” le llevó a tratarla en varias novelas como 'El policía' o ‘El petirrojo’. “Supongo que porque mi padre fue muy importante para mí. Cuando murió fue como si me cayera una losa encima y le echo mucho de menos. Si escribes sobre este tema o es por eso o porque nunca has tenido padre y reflejas su ausencia. Sobre mi padre sí escribí conscientemente un libro, 'El hijo'”.  

EL DILEMA DE LA SERIE 'OCCUPIED'

Nesbo, que en octubre verá el estreno de la versión cinematográfica de 'El muñeco de nieve', protagonizada por Michael Fassbender, habla también de cómo marcó a su familia la segunda guerra mundial al hablar de la serie ‘Occupied’, que trata del cambio climático en una Noruega invadida por Rusia, en la que ejerce de “consultor” y que ha defendido en Kosmopolis. “Mi padre se unió a los alemanes contra los rusos porque en Noruega Stalin era más peligroso que Hitler. Mi madre era una niña pero su familia era de la resistencia contra los nazis. Por eso me interesa plantear el dilema de tener que elegir un bando si hoy viviéramos una situación como aquella. De qué estás dispuesto a hacer para recuperar la independencia y la democracia”. 

Siempre con sus inseparables vaqueros y camiseta, el escritor entiende que el motivo por el que la gente se siente reconfortada por la literatura actual, y la novela negra en particular, es que esta “intenta describir situaciones donde las cosas tienen sentido”.Porque, añade, “la vida ya es suficientemente caótica”. Aún así, su trabajo, apunta, “es explicar cuentos de hadas para adultos”. Poco después, ante la prensa, Nesbo se relajaba poniendo un poco de humor ante la maratoniana jornada de Kosmopolis. "Harry se parece cada vez más a un asesino a lo largo de la serie. Es como Luis Suárez, es algo tramposo. Sigo mucho al Barça y vi el 6-1 contra el PSG y me puse muy contento con el resultado, pero ese penalti que simuló me dejó mal sabor de boca".

Y también opinó sobre Tinder, la aplicación de citas a través de la que el asesino de 'La sed' parece conectar con las víctimas. "Las nuevas tecnologías pueden hacernos más vulnerables pero nos adaptamos a ellas. En Noruega es muy popular y me interesó. Intenté hacerme un perfil pero al final convencí a una amiga recién separada y me contó cosas muy curiosas. Es un sistema muy cínico pero ella halló a un compañero gracias a ello". 

0 Comentarios
cargando