Entender más

Secretos en las entrañas heladas de Groenlandia

El glaciar Zachariæ Isstrøm, de Groenlandia, en 2016

El glaciar Zachariæ Isstrøm, de Groenlandia, en 2016 / Romain Millán

Ramón

Ramón

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Groenlandia sigue sorprendiendo a los científicos, convencidos de que aún guarda muchos ‘secretos’ bajo la gruesa –cada vez menos, debido al calentamiento global– capa de hielo que cubre la zona rocosa. Una nueva investigación ha revelado un nuevo mapa de las provincias geológicas (entidades espaciales con atributos geológicos o geomórficos comunes) de la gigantesca isla escondidas bajo el agua congelada, en sus entrañas heladas.

El estudio, publicado en ‘Geophysical Research Letters', avanza en la comprensión de este componente crítico del sistema climático global. El nuevo mapa de geología subglacial proporciona un marco modernizado de gran valor para interpretar las propiedades de la tierra sólida que dan forma al comportamiento pasado, presente y futuro de la capa de hielo de Groenlandia.

Utilizando una gran cantidad de datos geofísicos, incluidos estudios sísmicos, gravitacionales, magnéticos y topográficos, los investigadores han delineado meticulosamente los límites de las provincias geológicas en toda la isla y, fundamentalmente, debajo del hielo. Este mapa actualizado representa un avance significativo con respecto a esfuerzos anteriores, que se vieron obstaculizados por la disponibilidad limitada de datos.

Imagen mucho más compleja

Combinando diversos conjuntos de datos geofísicos, los investigadores han podido mapear la estructura del subsuelo de Groenlandia con un detalle sin precedentes, revelando una imagen mucho más compleja de lo que se conocía anteriormente, y de la que se suponía.

En particular, los hallazgos del equipo muestran que al norte del paralelo 72°N, la geología de Groenlandia es claramente más heterogénea de lo que se pensaba anteriormente.

Tasiilaq, Groenlandia.

Tasiilaq, Groenlandia. / Pixabay

También hay tres regiones subglaciales distintas identificadas en el centro y el norte de Groenlandia, cuyas firmas geofísicas únicas no se alinean con la geología marginal de la isla, lo que sugiere la presencia de otras provincias geológicas aún desconocidas.

Anomalías geofísicas intrigantes

Los investigadores detectaron asimismo anomalías geofísicas intrigantes alineadas con las regiones de inicio del glaciar Petermann y la corriente de hielo del noreste de Groenlandia, dos de los glaciares de salida más dinámicos de la isla. "Este descubrimiento apunta a un vínculo potencial entre la geología subglacial y la dinámica de la capa de hielo, una relación que merece una investigación más profunda", apuntan los autores.

Además, el análisis de los datos topográficos de la superficie realizado por el equipo investigador reveló una extensa red de valles subglaciales notablemente largos, rectos y paralelos que cruzan el interior de Groenlandia.

Estas características, que siguen estando mal resueltas en los modelos topográficos actuales, pueden contener pistas sobre la historia tectónica de la isla y podrían proporcionar nuevas vías para investigar la dinámica pasada de la capa de hielo.

Pero este no es el primer descubrimiento sorprendente relacionado con el subsuelo de Groenlandia. Hace ahora cinco años otro grupo de investigadores descubría 56 lagos subglaciales previamente inexplorados debajo de la capa de hielo de esta región, lo que elevaba el número total conocido de lagos a 60.

Aunque estos lagos suelen ser más pequeños que los de la Antártida, aquel descubrimiento demostraba que los de Groenlandia eran mucho más comunes de lo que se pensaba previamente.

Ríos de agua de deshielo en Groenlandia.

Ríos de agua de deshielo en Groenlandia. / Andrew Sole / Universidad de Sheffield

El conocimiento de estos lagos ayuda a formar una imagen mucho más completa de dónde se encuentra el agua y cómo drena bajo la capa de hielo, lo que influye en cómo responderá dinámicamente al aumento de las temperaturas.

La capa de hielo de Groenlandia cubre un área de casi tres veces y media el tamaño de España, tiene en algunos lugares más de tres kilómetros de espesor y desempeña un papel importante en el aumento del nivel del mar a nivel mundial, debido al calentamiento global.

Un río bajo el hielo de 1.000 kilómetros

Anteriormente, en 2020, un grupo de científicos revelaba la posible existencia de un río de mil kilómetros de largo que corre profundamente por debajo de la capa de hielo de Groenlandia.

Los modelos computacionales utilizados entonces sugirieron que el agua derretida que se origina en el interior profundo de Groenlandia podría fluir por un valle subglacial y salir por el fiordo Petermann, a lo largo de la costa norte de la isla.

También en ese caso la actualización de los modelos de la capa de hielo con este valle abierto podría proporcionar información adicional para futuras predicciones del cambio climático.

Base aérea de Thule, en Groenlandia.

Base aérea de Thule, en Groenlandia. / Reuters

Otro descubrimiento, este de hace solo tres meses, revelaba que el rápido cambio climático puede estar provocando que el lecho rocoso de Groenlandia se eleve y forme pequeñas islas y arrecifes. Esa investigación concluyó que la elevación del lecho rocoso de Groenlandia fue de 20 centímetros entre 2013 y 2023, lo que equivale a 2 metros por siglo.

Este levantamiento, según los científicos, continuará en los próximos años, impulsado en parte por el derretimiento de la capa de hielo en la parte superior, aliviando la presión sobre el suelo subyacente.

La conclusión es que Groenlandia está ‘creciendo’. Y que, el cada vez más acusado derretimiento de la capa de hielo causado por el calentamiento global ha provocado un levantamiento local adicional y mucho más rápido de la tierra a lo largo de la costa de Groenlandia durante las últimas dos décadas.

Los estudios de radar habían mapeado previamente el lecho rocoso de Groenlandia enterrado bajo dos o tres mil metros de hielo.

Informe de referencia: https://agupubs.onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1029/2023GL107357

…………….

Contacto de la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es