Planeta en crisis

Vendrán más 'Filomenas': España, rumbo a un futuro de frío y calor extremos

Madrid vista desde el espacio tras el paso de la borrasca Filomena

Madrid vista desde el espacio tras el paso de la borrasca Filomena / Copernicus / ESA

  • La crisis climática aumentará la intensidad y frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos como la borrasca 'Filomena'

  • Mientras la nevada ha inundado el centro de la península, en los Pirineos se registra menos nieve que de normal

  • La región mediterránea será una de las más afectadas del mundo por el calentamiento global

Se lee en minutos

La crisis climática habla de un planeta de extremos. El año 2020 se zanjó como el más cálido desde que tenemos registros. Y 2021 ha empezado con una ola de nieve y frío que ha puesto en jaque a gran parte de la España peninsular. Se trata de dos caras de la misma moneda. Mientras la temperatura media del globo aumenta año tras año, los fenómenos meteorológicos extremos aumentan su intensidad y frecuencia.

“No podemos decir que la borrasca ‘Filomena’ de este año o el temporal ‘Gloria’ del año pasado son fruto directo del cambio climático. Pero sí que el calentamiento global aumenta la probabilidad de que estos fenómenos extremos ocurran”, explica Francisco J. Doblas-Reyes, experto en predicciones climáticas y director del departamento de Ciencias de la Tierra del Barcelona Supercomputing Center (BSC-CNS). “Creer en los efectos del cambio climático no es una cuestión de fe. Solo hace falta mirar los datos de los últimos 150 años para ver que hay algo que no va”, añade el investigador.  

La teoría es clara al respecto. Cuanto más calor impregne la atmósfera, mayor será el combustible que desencadene un extenso abanico de fenómenos meteorológicos extremos; desde violentas tormentas hasta feroces sequías. Hace ya décadas que datos, modelos y predicciones indican que este es el futuro hacia el que nos dirigimos. Y que la región mediterránea será una de las más afectadas del mundo por la crisis climática.


“Los meteorólogos llevaban una semana alertando del impacto de la nevada de ‘Filomena’. Aun así, para cuando llegó nada estaba preparado. Con la crisis climática está pasando lo mismo. Hace décadas que los científicos alertan de su gravedad y nadie está haciendo nada. Solo nos daremos cuenta cuando sea demasiado tarde”, reflexiona Doblas-Reyes.

La nevada no salvará los glaciares

‘Filomena’ tiñó de blanco gran parte del país. Las imágenes satelitales muestran una península teñida por la nieve tras más de 30 horas de intensas precipitaciones, que dejaron alrededor de 50 litros por metro cuadrado. Madrid quedó colapsada por la mayor nevada del siglo; mientras en el Delta del Ebro las tormentas volvían a borrar la línea de costa. Pero ni siquiera esta impresionante nevada ha logrado subsanar la huella del calentamiento global sobre el territorio.


“‘Filomena’ ha traído nieve a cotas muy bajas, pero en el Pirineo central sigue habiendo menos nieve que un año promedio”, señala Juan Ignacio López Moreno, investigador del Instituto Pirenaico de Ecología (IPE-CSIC). Los estudios sobre el terreno muestran que en las últimas décadas la nieve ha sufrido un importante descenso en España. Sobre todo en otoño y primavera, cuando su deshielo se adelanta. Pero más allá de este indicador volátil, los expertos señalan a los glaciares para entender la magnitud del problema.

Los glaciares españoles están en peligro de extinción. Desde 1985 hasta ahora, España ha perdido la mitad de sus reservas de hielo. De los 39 glaciares que se contaban por aquel entonces, tan solo 19 siguen en pie. Sus perspectivas de futuro son todavía más preocupantes. Cada año se pierde alrededor de un metro de grosor en los glaciares españoles; un 5% de su grosor total, que estaría alrededor de los 20 metros.

Si el deshielo avanza como hasta ahora, en un puñado de años se empezará a fundir la capa de hielo forjada hace 2.000 años, cuando los romanos todavía andaban por estos lares. “Si seguimos así, en 20 años las reservas de hielo en España serán residuales”, indica López Moreno. “El cambio climático no nos pide que nos fijemos en si un día hace calor y el otro frío. Pide que miremos más a largo plazo; a qué nos depara el futuro”, añade el experto.

El futuro del planeta está en juego

Mientras la crisis climática avanza, los berrinches negacionistas impregnan el debate público. La eterna discusión con aquellos que ven en la nieve una negación al calentamiento global entorpece  la discusión sobre qué hacer para frenar la crisis climática. Xuksa Kramcsak-Muñoz, investigadora especializada en el análisis del discurso ecologista, recuerda que el negacionismo también es el reflejo de una visión política. La lucha contra estas ideas, argumenta la experta, pasa por replantearnos e incluir cuestiones como la educación ambiental, la conciencia ecológica y el cambio en la visión antropocéntrica del mundo.

La premisa vuelve a ser la misma. Cada día cuenta en la lucha contra el desastre ambiental. Aunque el planeta tardará en recuperarse. “Si las emisiones se redujeran a cero hoy mismo, la temperatura global seguiría aumentando durante años y seguiríamos sufriendo los efectos de la crisis climática. Igual que cuando estás en un coche, frenas de golpe y sigues derrapando”, explica  Olga Alcaraz, coordinadora del grupo de trabajo sobre Gobernabilidad del Cambio Climático de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC). “Hay que tomar acciones inmediatas para frenar esta crisis y recordar que la base de esta lucha es la justicia climática”, recuerda la experta. 

Sobre el papel, este 2021 será un año clave para frenar la crisis climática. Los países adscritos al Acuerdo de París deberían, en teoría, revisar su compromiso de disminución de emisiones. Las promesas realizadas hasta la fecha resultan insuficientes para frenar el aumento global de las temperaturas. A menos que se tomen acciones inmediatas, el mundo se dirige a un calentamiento de más de dos grados que llevará, a su vez, a “una serie de desastres en cascada”. La pregunta es. ¿Es ese el futuro al que aspiramos?

Noticias relacionadas