23 feb 2020

Ir a contenido

En colaboración con

El PEUAT, la herramienta para regular los alojamientos turísticos en Barcelona

El Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos prevé reducir la presión en los barrios con más peso turístico y proteger los derechos del vecindario

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Regular los alojamientos turísticos en la ciudad es el objetivo principal del Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT), una regulación para garantizar a la ciudadanía el derecho a la vivienda, la convivencia y la calidad del espacio público y que permitirá un modelo de turismo sostenible y responsable y rebajará la presión en los barrios más saturados.

El PEUAT es una regulación que beneficia al vecindario y que establece el crecimiento cero de las viviendas de uso turístico en toda la ciudad, regula la concentración excesiva y procura una distribución territorial equilibrada. Cuando cese una vivienda de uso turístico (HUT) de una zona saturada, se permitirá abrir otro nuevo en una zona descongestionada, pero en ningún caso podrá crecer el número total de plazas en la ciudad ni ningún HUT podrá sustituir una vivienda destinada a la residencia de un barcelonés.

Con esta medida se quiere facilitar el descanso, la intimidad y el bienestar de los barceloneses, y mantener la calidad del espacio público y la convivencia y sobre la cual la teniente de alcaldía de EcologíaJanet Sanz, ha explicado que “no podemos esperar más. Barcelona necesita una regulación específica para preservar el derecho a poder vivir en ella y que priorice la vida de los vecinos y las vecinas”.

LA REGULACIÓN POR ZONAS DEL PEUAT

El plan prevé las siguientes cuatro zonas de regulación en Barcelona:

Zona 1, área de decrecimiento. Esta zona abraza todos los barrios de Ciutat Vella, la Antiga Esquerra de l’Eixample, la Dreta de l’Eixample, parte del barrio de Sant Antoni, el Poble-secHostafrancs, la Vila de Gràcia, la Vila Olímpica y el Poblenou y en ella no se pueden crear nuevas plazas de alojamientos turísticos y si un establecimiento cierra no puede ser sustituido.

Zona 2, área de mantenimiento del número de plazas y establecimientos actuales. Esta zona está formada por : la Nova Esquerra de l’Eixample, parte del barrio de Sant Antoni, la Sagrada Família, el Fort Pienc, la Font de la GuatllaSantsLes CortsSant Gervasi-Galvany, y una parte de los barrios del Putxet, de Vallcarca y els Penitents, la Salut, el Camp d’en Grassot y Gràcia Nova, el Baix Guinardó, el Parc y la Llacuna del Poblenou y Diagonal Mar y el Front Marítim y en ella, si un establecimiento cierra, se podrá implantar otro con el mismo número de plazas.  

 Zona 3, área de crecimiento contenido. De esta zona está formada por buena parte del resto de la ciudad y en ella permitirá abrir nuevos establecimientos o ampliar los existentes teniendo en cuenta la densidad máxima de plazas permitidas.

Zona 4, área de regulación específica. Las áreas de la Marina del Prat Vermell, en Sants-Montjuïc; la Sagrera, en Sant Andreu, y la zona norte del 22@, en Sant Martí, presentan características concretas con respecto a la situación urbanística y planificación de usos, y por lo tanto disponen de una regulación propia adaptada al territorio.

DEBATE, TRAMITACIÓN Y MEDIDAS COMPLEMENTARIAS

“El PEUAT es fruto del consenso, el diálogo y la participación de todo el mundo que ha creído necesario la regulación“, ha destacado a la teniente de alcaldía Janet Sanz. La Comisión de EcologíaUrbanismo y Movilidad ha tramitado inicialmente el documento el miércoles, 18 de enero de 2017, y se debatirá y votará en el Plenario del Consejo Municipal del 27 de enero.

Paralelamente al plan, continúan los esfuerzos en la inspección de alojamientos turísticos ilegales en la ciudad: además del plan de choque ya en marcha contra los HUT ilegales, que ha permitido reforzar el cuerpo de inspectores, se está elaborando una medida de gobierno que, entre otras cuestiones, doblará el número de personal municipal dedicado a perseguir esta actividad ilícita este 2017, hasta llegar a 110 personas en el 2018. Se prevé que en el 2019 se superen las 3.000 órdenes de cese de actividad de pisos turísticos ilegales.