Armas y dinero

Irán aumenta su influencia en la resistencia de los palestinos contra Israel

Ebrahim Raisi, el presidente de Irán

Ebrahim Raisi, el presidente de Irán

3
Se lee en minutos
Andrea López-Tomàs
Andrea López-Tomàs

Periodista y politóloga.

ver +

Mientras en los territorios ocupados se suceden las muertes de palestinos e israelís, las autoridades hebreas señalan a un nuevo culpable del creciente derramamiento de sangre israelí. “Estamos en medio de un ataque terrorista”, dijo el primer ministro de Israel, Binyamín Netanyahu, el lunes desde el lugar donde un tiroteo acabó con la vida de una mujer israelí. “Este ataque terrorista es alentado, guiado y financiado por Irán y sus estados satélites”, añadió. La amenaza de la milicia libanesa chiita Hizbulá ya no solo se teme en la frontera norte con el Líbano, sino que su presencia en la Cisjordania ocupada parece una realidad que ya nadie niega.

Durante muchos años, Irán ha apoyado a grupos terroristas palestinos, como Hamás o la Yihad Islámica Palestina. Ahora, funcionarios de seguridad israelís alertan de la creciente amenaza a medida que van aumentando los ataques sobretodo contra la población colona en Cisjordania, el contrabando de armas y los incidentes violentos que se suman a la agresiva campaña del Ejército israelí ya bien entrada en su segundo año. Durante este 2023, casi 200 palestinos han muerto por fuego israelí víctimas de la perpetua escalada de violencia. En el bando israelí, los fallecidos rondan la treintena. 

Financiación clave

Con una Autoridad Palestina (AP) cada vez más débil, estos grupos autóctonos han empezado a ocupar el espacio de defensa y representación para la sociedad palestina. En las últimas semanas, líderes de ambos grupos han visitado Teherán por separado, donde se han reunido con altos representantes iranís, incluidos el ayatolá Ali Jamenei y el presidente Ebrahim Raisi. “El creciente poder de los grupos de resistencia en Cisjordania es la clave que puede llevar al enemigo sionista a la destrucción, a ponerse de rodillas y es crucial que sigamos por este camino”, dijo Jamenei al secretario general de la Yihad Islámica Palestina, Ziyad al Nakhaleh, durante su visita en junio. Según Nakkaleh, Jamenei le había mostrado su apoyo para “pasar de un estado de calma a uno de resistencia” en Cisjordania. 

Y así lo han hecho. En las últimas semanas, han aumentado las acciones palestinas contra la población ocupante con consecuencias letales. “Es importante comprender el cambio significativo que está teniendo lugar sobre el terreno: está relacionado con la financiación iraní y con la proliferación de armas bajo la directiva iraní”, denunciaba el ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant. “Irán busca todos los medios para dañar a los ciudadanos de Israel”, añadió tras el último ataque. Es evidente que las armas han llegado a manos palestinas con ayuda iraní, ya que en un territorio con un desempleo crónico, algunos militantes empuñan piezas que alcanzan los 30.000 dólares. 

Vacío de seguridad

Noticias relacionadas

El debilitamiento de la AP ha abierto un vacío de seguridad en el territorio aprovechado por Hamás y la Yihad Islámica. Además, a medida que las relaciones de Israel han mejorado con los ricos estados del Golfo que tradicionalmente han financiado la causa palestina, una importante fuente de dinero para los grupos militantes se ha agotado. Ése es el vacío que Irán ha tratado de llenar. A su vez, Hizbulá, grupo financiado por Teherán, ha dado su apoyo a sus aliados al otro lado de la frontera. “Establecer un frente dentro de Israel y Cisjordania tiene una inmensa utilidad para Hizbulá, ahora y durante la prometida “guerra integral” del grupo contra el Estado judío”, escribe David Daoud, investigador del Centro Rafik Hariri y de los programas de Oriente Medio del Consejo Atlántico. 

Mientras Israel se va desangrando, el Ejército seguirá “atrapado en la lucha contra la violencia de bajo nivel, aunque sostenida, y en el peor de los casos, los continuos enfrentamientos de Israel con militantes palestinos aumentan la posibilidad de un error de cálculo o una reacción exagerada por parte de una o ambas partes, desencadenando potencialmente una nueva intifada”, señala Daoud. El aumento de la tensión en los territorios ocupados suele trasladarse al campo de enfrentamientos que comparte Hizbulá con Israel en la frontera israelí-libanesa. La milicia justifica así su existencia que corroe a todo un país, sumido en una de las peores crisis económicas del mundo en siglos.