Evolución del conflicto

Ucrania rompe las líneas de defensa rusas y logra su mayor avance de la guerra en el sur

Rusia reconoce que unidades de tanques superiores entraron en zonas anexionadas la semana pasada

Soldados rusos ante una estación eléctrica en Jersón.

Soldados rusos ante una estación eléctrica en Jersón. / EFE/SERGEI ILNITSKY

3
Se lee en minutos
Agencias

Las tropas ucranianas están desatando una contraofensiva renovada en la región sur de Jersón en el momento de aparente mayor debilidad del presidente de Rusia, Vladímir Putin, y sus generales tras los reveses territoriales de la semana pasada en el noreste. Tras una relativa pausa en las operaciones ofensivas en el sur, las fuerzas de Kiev volvieron este lunes a atacar. Según blogueros militares rusos, el lunes por la mañana hubo movimiento de tropas significativos a lo largo del tramo norte de la enorme orilla occidental del río Dniéper. El objetivo ucraniano, según el conocido bloguero militar Rybar, es conducir hacia el sur hasta el pueblo de Dudchany y rodear a las tropas rusas, haciendo insostenible una franja de sus defensas. Sería una repetición del anillo que los soldados ucranianos lanzaron la semana pasada alrededor de Limán, una ciudad logística clave en el extremo norte de la región oriental de Donetsk en Ucrania.

El Ministerio de Defensa de Rusia admitió este lunes que sus fuerzas se retiraron después de que "unidades de tanques superiores pudieran penetrar profundamente en nuestras defensas" cerca de Zolota Balka y Oleksandrivka. El ministerio no informó más retiradas alrededor de Limán, y solo dijo que había atacado a las fuerzas ucranianas allí.

En el marco de este cruce de informaciones, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, que siempre suele ser cauteloso a la hora de alardear de avances en las zonas recuperadas al control ruso, reconoció que se habían recuperado dos aldeas de la zona. "Los éxitos de nuestros soldados no se limitan a Limán", dijo Zelenski en su discurso diario en video a la nación el domingo. "Esto, ya sabes, es la tendencia".

Amenaza nuclear

El resultado de estos movimientos de tropas añade confusión a la situación tras la anexión de zonas ucranianas a Rusia. Putin anexó el mes pasado cuatro provincias ucranianas, pero las luchas de sus fuerzas sobre el terreno están generando dudas sobre la sostenibilidad de esas zonas sumadas en teoría a Rusia. No queda claro si las zonas perdidas son rusas o no, o de qué manera se establecen los límites del derecho ruso. Además, esta nueva debilidad en el campo de batalla abre las puertas a una escalada del conflicto, con la incorporación de, o nuevas tropas o nuevas armas en el conflicto. La amenaza nuclear se revitaliza.

Moscú reconoció este lunes que aún no ha fijado las fronteras de dos de las cuatro regiones que Putin reclamó la semana pasada como propias. El interés geoestratégico es sobre todo mantener un corredor hasta el mar Negro, tras alcanzar Crimea. "En cuanto a Jersón y Zaporiyia, continuaremos consultando con las personas que viven en esas regiones", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en una conferencia telefónica. Se negó a explicar cómo podría ocurrir eso o si las nuevas fronteras se establecerían en leyes separadas. "He dicho todo lo que puedo decir sobre eso", dijo al ser presionado por periodistas para entregar más información.

Territorios sin control

Noticias relacionadas

"Rusia tiene un problema: no controla completamente estos territorios", dijo Alexéi Makarkin, subdirector del Centro de Tecnologías Políticas de Moscú. "Pero no se pueden mover los puestos fronterizos todos los días, de lo contrario, Rusia no tendría fronteras fijas en el mapa".

La ofensiva de Jersón comenzó a finales de agosto y ha avanzado más lentamente que en las provincias de Járkov, y ahora en Donetsk y Lugans . Eso se debe en parte a que el ataque de Jersón fue anunciado con mucha anticipación, lo que llevó a Rusia a trasladar refuerzos al área desde el norte y el este. Sin embargo, las fuerzas rusas al oeste del Dniéper permanecen en una posición precaria, porque el río, en algunas partes de una milla de ancho, las separa de sus líneas de suministro y refuerzo adicional. Ucrania ha utilizado sistemas de lanzamiento de cohetes múltiples HIMARS suministrados por Estados Unidos para destruir puentes a través del río y atacar cruces de pontones y transbordadores. El Ejército ucraniano ha pedido a EEUU misiles de alcance mayor, pero EEUU teme que puedan ser utilizados para ser lanzados a territorio ruso, lo que agravaría todavía más el conflicto. Ucrania está bajo una presión cada vez mayor para recuperar territorio antes de la llegada del invierno y las tropas rusas recién movilizadas hacen que el progreso sea más difícil y costoso.