Elecciones

Dos moderados y una nacionalista se hacen con la presidencia colegiada de Bosnia

El Alto Representante para Bosnia decide imponer una criticada reforma electoral, poco después del cierre de las urnas

Dos moderados y una nacionalista se hacen con la presidencia colegiada de Bosnia
3
Se lee en minutos
Irene Savio
Irene Savio

Periodista

ver +

La nacionalista serbobosnia Zeljka Cvijanovic, cercana al prorruso Milorad Dodik; Denis Becirovic, un bosníaco (bosnio musulmán) moderado del partido socialdemócrata SDP, y el centroizquierda bosniocroata Zeljko Komsic, ocuparán la presidencia tripartita de Bosnia Herzegovina, según los resultados divulgados este lunes por la Comisión Electoral bosnia. La participación se ha situado en torno al 50%, ligeramente menos que las anteriores elecciones en 2018. 

Con 90% escrutado, la nacionalista Cvijanovic, de la Alianza de Socialdemócratas Independientes (SNSD), ha logrado un 52% de los apoyos -frente al 35% a su principal rival, Mirko Sarovic- y el asiento de su etnia en una presidencia que rota cada ocho meses entre los representantes electos de las tres comunidades reconocidas del país: bosniacos, bosniocroatas y serbobosnios. Los dos primeros son mayoritarios en la Federación y, los últimos, en la República Srpska, los dos entes que forman Bosnia-Herzegovina desde los (hoy vetustos) acuerdos de Dayton que acabaron en 1995 con la cruenta guerra interétnica que asoló el país.

En este contexto, Cvijanovic se convertirá en la primera mujer en ocupar ese cargo como representante de su grupo étnicolingüístico en la presidencia tripartita. En cambio, después de meses de parálisis política y grandes disputas entre las tres comunidades, los bosníacos han optado por la moderación al elegir al socialdemócrata Becirovic, quien se enfrentaba al veterano nacionalista Bakir Izetbegovic, cercano al presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

Becirovic ha triunfado sobre su contrincante al sumar el 57% de los votos, según los datos de la Comisión Electoral. Por su parte, los bosniocroatas han optado igualmente por un candidato moderado con la elección de Komsic, quien ha ganado con el 54%, derrotando a Borjana Kristo, su rival nacionalista.

El alto representante, criticado

El resultado que salga de estas elecciones se espera que ayude a desbloquear el embrollo político y legal que ha impedido que el Gobierno bosnio funcione adecuadamente en los últimos años, algo que este año ha prácticamente paralizado el Parlamento del país, aunque el camino es cuesta arriba. Inciertas son, por ejemplo, las consecuencias de la última decisión Christian Schmidt, el alto representante internacional para Bosnia (cuya principal misión es que se cumplan los acuerdos de Dayton).

Poco después del cierre de los colegios el domingo, Schmidt impuso el domingo una reforma parcial de la ley electoral que, entre otras cosas, aumenta el número de integrantes del Parlamento e impone un mecanismo de protección del voto bosniocroata en la elección de las instituciones federales. Sin embargo, esto último había sido promovido por los nacionalistas croatas y rechazado por la comunidad bosníaca, lo que ha provocado una ola de críticas también este mismo lunes.

Tineke Strik, una parlamentaria europea del grupo Verdes/ALE, incluso ha llegado a decir que las elecciones han sido "ensombrecidas" por la decisión de Schmidt de “favorecer al partido etnonacionalista HDZ y su formación hermana en Zagreb”. Y no ha sido la única que ha rechazado con la maniobra de Schmidt.

Incluso la Unión Europea ha adoptado una postura de crítica. Los poderes del alto representante deben "deben utilizarse únicamente como medida de último recurso contra actos ilícitos irreparables”, ha recordado la portavoz comunitaria de Vecindad, Ana Pisonero. "Lamentamos que el Alto Representante haya impuesto cambios de última hora”, ha coincidido, por su parte, Andreas Schieder, el portavoz de la misión del equipo de observadores electorales del Parlamento Europeo.

Dodik, todavía protagonista

Noticias relacionadas

En otro frente, la decisión de Schmidt se ha festejado desde Estados Unidos. Su decisión apunta a  "reforzar la estabilidad y la funcionalidad de Bosnia y Herzegovina'', ha dicho la embajada estadounidense en Bosnia en una nota pública que también fue difundida en las redes sociales. "Esta acción fue tanto urgente como necesaria", ha continuado la representación diplomática.

Así y todo, el otro desenlace de la cita electoral que suscita mucha preocupación es la enésima victoria del veterano nacionalista serbiobosnio Milorad Dodik. Él es afín al presidente ruso, Vladimir Putin, y ha amenazado reiteradamente con la secesión de la República Srpska del resto de Bosnia. Con este bagaje como punto de parte, y con más del 80% de los votos escrutados, Dodik se encaminaba al final de día a convertirse en el presidente de esta entidad bosnia. Algo que seguirá manteniendo en vilo al otro Parlamento, el de la Federación común entre musulmanes y croatas.