Cambio en el sultanato

Omán cuenta con un príncipe heredero por primera vez en su historia

  • La modificación de la Ley Básica establece la línea sucesoria por primogenitura y lazos de sangre

  • Theyazin Bin Haitham, de 30 años, se une a la nueva cosecha de jóvenes príncipes que están revolucionando el Golfo

El nuevo príncipe heredero de Omán, Theyazin Bin Haitham.

El nuevo príncipe heredero de Omán, Theyazin Bin Haitham. / MOHAMMED MAHJOUB (AFP)

Se lee en minutos
Andrea López-Tomàs
Andrea López-Tomàs

Periodista y politóloga.

ver +

El sultán de Omán ya cuenta con un heredero designado. Theyazin Bin Haitham, primogénito del actual gobernante, Haitham Bin Tariq al Said, se ha convertido en el primer príncipe heredero del sultanato. La modificación de la Ley Básica ha permitido al sultán establecer la línea sucesoria a través de sus hijos y así alejarse de la tradición incierta e inestable que prevalecía hasta ahora. En el aniversario de la muerte del sultán Qabús y del ascenso al trono de su padre, Theyazin se une a la nueva cosecha de jóvenes príncipes que están revolucionando el golfo Pérsico desde sus palacios.

A partir de ahora, el poder en Omán "pasa del sultán a su hijo primogénito, después a su hijo primogénito y así sucesivamente", según recoge el nuevo texto constitucional. Con este gesto, el sultán Haitham quiere dotar de mayor estabilidad al sultanato, evitando la incertidumbre que dominó el país durante los últimos años del mandato de Qabús. Sin hijos ni hermanos, el difunto dejó por escrito que le sucedería Haitham, su primo y exministro de Patrimonio y Cultura Nacional. 

Por primera vez son la primogenitura y los lazos de sangre los que dictan el traspaso de poder en Omán. Aunque el decreto publicado hace 10 días no especifica quién es el heredero ni sus responsabilidades, todo apunta a que será el jovencísimo Theyazin, de 30 años de edad. Desde el pasado agosto, es ministro de Cultura, Deportes y Juventud, sector clave de la sociedad omaní. En este país de cinco millones de habitantes el 40% de su población tiene menos de 30 años.

"La mayoría de los omanís acogen con satisfacción el cambio porque dan un gran valor a la estabilidad y la previsibilidad del gobierno político en un mundo profundamente incierto", opina el exembajador estadounidense en Omán, Marc J. Sievers, en el Atlantic Council. Graduado en Ciencias Políticas por la Universidad británica de Oxford, Theyazin siguió los pasos de su padre y se incorporó al servicio diplomático en 2013 en Reino Unido. Tras volver a casa por el nombramiento de su padre, ejerció de asesor durante los primeros meses.

Jóvenes gobernantes

Con este nombramiento, Theyazin se une a sus jóvenes homólogos del golfo Pérsico. Animados por el entusiasmo de las poblaciones cada vez más jóvenes de esta región, estos príncipes herederos lideran ambiciosos programas de reforma diseñados con la intención de aliviar la dependencia económica del petróleo y crear nuevas oportunidades de empleo. Mohammed Bin Salman, líder de facto de Arabia Saudí con 33 años, capitanea los esfuerzos de la región para hacerse un buen hueco en la arena internacional.

A sus 30 años, el nuevo príncipe heredero tiene tiempo para aprender de cerca cómo gobernar Omán, ya que su padre solo tiene 65 años. Siguiendo la opaca línea de la familia real, se desconocen detalles sobre su vida privada. Soltero hasta la fecha, estos últimos días se ha hablado sobre un posible compromiso con su prima, la princesa Meyyan Bin Shihab al Said. Hija del viceprimer ministro y ministro de Defensa hermano del sultán, la joven diseña interiores y hace fotografía. Aún no ha habido un anuncio oficial.

Pese a que desde finales del siglo XIX el poder se ha pasado de padres a hijos en el país, la tradición imperante en Omán no hacía esa sucesión automática. La rama ibadi del islam establecía que el paso del testigo se hiciera a través de una consulta de la familia real. Qabús, sin descendencia, quiso evitar cualquier tipo de disputa y dejó por escrito que fuera su primo quien ocupara el trono.

Contracción de la economía

Qabús, que llegó al poder tras un golpe de Estado contra su padre, modernizó Omán y se convirtió en el monarca más longevo del Golfo. Su sucesor ha defendido que mantendrá el exitoso rol de mediador y la neutralidad en asuntos exteriores en una región marcada por la rivalidad entre Arabia Saudí e Irán. Acuciada por las dificultades financieras, la economía de Omán ha sido la que más se ha contraído de las seis monarquías de la región pérsica ante la caída de los precios del petróleo y la pandemia.

Noticias relacionadas

La modificación de la Ley Básica también ha establecido que Omán es un "país árabe totalmente soberano, independiente con Mascate como capital" y que "la religión islámica y la legislación islámica son la base de las leyes del país". El sultán ha dejado bien delimitado los caminos a seguir en caso de que el sucesor no tenga 21 años a la hora de acceder al trono. Un Consejo de Guardianes nombrado por el sultán antes de su muerte ejercería las competencias correspondientes.