Conflictos armados

Hizbulá organiza un tour en un almacén para desmentir que guarde armas

El partido chií libanés invitó a a prensa para hacer un recorrido en el local donde el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu aseguró que era una bodega de misiles con el riesgo de otra devastadora explosión

Almacen en Beirut donde aparentemente guardaban armas y misiles.

Almacen en Beirut donde aparentemente guardaban armas y misiles. / EFE

Se lee en minutos

El Periódico

El partido chií libanés Hizbulá organizó una visita para periodistas a un almacén de metales ubicado al sur de Beirut, después de que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, asegurara que estas instalaciones pertenecen al grupo y son utilizadas para guardar misiles y armas.

Este tour fue organizado en respuesta a la intervención de Netanyahu en la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde mostró planos y fotografías del barrio de Janah, al sur de Beirut, en el que aseguró que se encuentra un supuesto arsenal de armas del grupo libanés Hizbulá.

Convocan a la prensa

El secretario general del grupo chií, Hasan Nasralá, no desaprovechó su ocasión en un discurso televisado para responder al líder israelí y lanzó una invitación a la prensa para que comprobaran por sí mismos que está libre de armas.

"Mi oficina de medios llamará a todos los periodistas para que se acerquen al lugar que supuestamente es un almacén de armas propiedad de Hizbulá, para que vean por sí mismos que no hay tales cosas", dijo Nasralá durante su intervención.

Dicho y hecho, los periodistas recibieron inmediatamente la invitación de Hizbulá y una hora después, más de una treintena de periodistas se congregaron frente a la puerta del misterioso almacén que según Netanyahu, podría ser el epicentro de otra devastadora explosión como la del pasado 4 de agosto en el puerto de Beirut, que dejó casi 200 muertos.

Bodega de metales

En vez de misiles y armas, el almacén estaba repleto de láminas y barras de metal apiladas unas encima de las otras, máquinas cortadoras, sierras radiales y una gran cantidad de tanques de gas industriales colocados uno al lado del otro.

"Pueden visitarlo cualquier día a cualquier hora y comprobar por ustedes mismos que es solo un lugar para cortar metales en funcionamiento", dijo a Efe el dueño del local, Mohamed Rammal, un joven propietario que aseguró que su negocio privado opera desde hace cinco años y no tiene relación alguna con Hizbulá.

Apoyo de la población

Te puede interesar

Por su parte, el responsable de prensa de Hizbulá, Mohamed Afif, encargado de guiar a la multitud de periodistas que grabaron cada rincón del almacén con sus cámaras profesionales y teléfonos móviles, desmentía las palabras del primer ministro israelí mientras se paseaba por el local.

Pero cuando ya la visita se daba por concluida, un grupo de vecinos del barrio mayoritariamente chií entró al local coreando eslóganes favorables a Hizbulá. “Fabricamos los misiles en nuestras casas, no en los almacenes", dijo uno de ellos en tono sarcástico.