29 oct 2020

Ir a contenido

CRISIS SANITARIA INTERNACIONAL

Trump amplía hasta el 30 de abril las medidas de distanciamiento social

El presidente, que desecha la idea de "abrir" el país el 12 de abril, se decide ante la previsión de hasta 200.000 muertos por coronavirus

EEUU registra 150.000 casos y 2.600 muertes y aún tiene su epicentro en Nueva York, adonde ha llegado un barco hospital militar

Idoya Noain

USNS Comfort, un barco hospital de la Marina de EEUU, pasa el lunes 30 de marzo de 2020 junto a la Estatua de la Libertad en su entrada a Nueva York. Con capacidad para 1.000 camas y 1.200 militares sanitarios, ayudará a aliviar otros hospitales que luchan contra el coronavirus.

USNS Comfort, un barco hospital de la Marina de EEUU, pasa el lunes 30 de marzo de 2020 junto a la Estatua de la Libertad en su entrada a Nueva York. Con capacidad para 1.000 camas y 1.200 militares sanitarios, ayudará a aliviar otros hospitales que luchan contra el coronavirus. / Mike Segar / Reuters

Un hospital de campaña se levanta en Central Park. En los muelles del río Hudson ha anclado el 'USNS Comfort', un barco médico de la Marina de Estados Unidos, que acogerá hasta 1.000 pacientes no afectados por el coronavirus para hacer espacio a los enfermos de Covid-19 en los cada vez más saturados hospitales de Nueva York, una ciudad donde ya hay más de 36.000 casos detectados y 790 fallecidos.

Son dos imágenes para la historia. Son el recordatorio de la gravedad de una pandemia que azota con fuerza a la metrópolis, el estado y a todo el país, ya desde hace días el principal foco mundial, con casi 150.000 casos detectados. Por ahora las muertes en EEUU son cerca de 2.600, pero las estimaciones calculan que podrían llegar a alcanzar entre 100.000  y 200.000. Y eso es en uno de los mejores escenarios posibles que barajan expertos como la doctora Deborah Birx, que dirige la respuesta del grupo de trabajo de la Casa Blanca, y el doctor Anthony Fauci, director del Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas.

La realidad se impone y hasta ha calado en el presidente, Donald Trump, que ha dejado que prime la razón científica y médica y, una semana después de lanzar la idea de que parte del país podría abrir el 12 de abril, el domingo adoptó la decisión prolongar por lo menos hasta el 30 de abril las directrices federales de distanciamiento social para tratar de combatir la crisis sanitaria. En 29 estados y 14 ciudades ya se han impuesto órdenes y guías más estrictas aún. Y son 248 millones de estadounidenses, dos de cada tres, los que tienen órdenes de limitar salidas salvo que sean esenciales.

La economía y la campaña

Trump no puede ni quiere quitar el ojo de la situación de la economía, brutalmente golpeada, y que aunque va a recibir el histórico paquete de estímulo de 2,2 billones de dólares aprobado por el Congreso y la inyección adicional de la Reserva Federal probablemente va a necesitar más, algo que la demócrata Nancy Pelosi ha anunciado que ya estudian en la Cámara baja. Trump, ha calificado de "cachorrilla enferma" a Pelosi, después de que esta criticara la "letal" lentitud de la Casa Blanca en la respuesta al coronavirus.

Este mismo lunes la cadena de grandes almacenes Macy’s anunciaba bajas de empleo y sueldo para la mayoría de sus 130.000 empleados. Y cuando el jueves se anuncien las nuevas cifras semanales de peticiones de prestaciones de paro seguirán acumulándose sobre el ya histórico récord de 3,3 millones de nuevos parados marcado la semana anterior.

El presidente claramente tampoco aparta su atención de la campaña electoral, y busca sacar partido. El domingo al hacer el anuncio, por ejemplo, faltó a la verdad diciendo que acababa de saber que si no se hacía nada podrían morir 2,2 millones de estadounidenses (aunque dos semanas antes ya se le presentó un informe del Imperial College de Londres que planteaba ese escenario). Y así pudo enmarcar bajo una luz más positiva su decisión. "Es un número horrible pero si conseguimos dejar las muertes entre 100.000 y 200.000 habremos hecho un muy buen trabajo".

Las demandas de más acción, no obstante, siguen creciendo. En hospitales ya al límite crece la ansiedad por la avalancha de casos y la escasez de material de protección para el personal médico y un enfermero de un hospital del Bronx que se ha contagiado daba un testimonio demoledor a 'The New York Times': "Siento como si nos estuvieran enviando al matadero". Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, recordaba este lunes que actualmente hay unas 20.000 camas de hospital disponibles en la ciudad, cuando calcula que harán falta 60.000 para principios de mayo. "Es como añadir 40 'USNS Comfort' -ha dicho el día de la llegada del barco hospital-. Esa es la magnitud de lo que hablamos".

Putin y Trump buscan vías de cooperación contra la pandemia

os presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y de EEUU, Donald Trump, han acordado en una conversación telefónica buscar vías de cooperación en la lucha contra el coronavirus. "Se han abordado las posibilidades para una cooperación más estrecha entre los dos países", ha informado el Kremlin en un comunicado.

Ambos mandatarios han expresado una "gran preocupación" por la magnitud de la propagación del Covid-19 en el mundo y han compartido información sobre las medidas adoptadas en Rusia y EEUU para "contrarrestar esa amenaza". 

Ambos han hablado también de la situación del mercado energético y del impacto que puede sufrir por la  crisis de la pandemia, especialmente el petrolífero, por lo que hana cordado “consultas bilaerales" entre sus respectivos ministros de Energía.

El precio del petróleo está cayendo desde hace semanas a niveles de inicios de siglo, debido a la fuerte reducción de la demanda y a la guerra de precios que mantienen Rusia y Arabia Saudí.