04 jun 2020

Ir a contenido

ORIENTE PRÓXIMO

La economía iraní, hundida por las sanciones de EEUU

El castigo contrajo un 10% la economía del país persa el 2019, la tercera peor cifra en el mundo

Las medidas restrictivas y los racionamientos de Teherán derivaron en protestas masivas

Ana Alba

El conflicto histórico entre Irán  y EEUU, explicado en 3 minutos. / ZML

Las nuevas sanciones económicas que el presidente de EEUU, Donald Trump, anunció que impondría a Irán han entrado en vigor. Trump había prometido castigar a Teherán tras un ataque iraní contra bases militares de EEUU en Irak que no causó víctimas. Los bombardeos respondían al asesinato, a manos de Washington, del general iraní Qasem Soleimaní, en Bagdad.

Las sanciones económicas habían destruido buena parte de la economía iraní, que se recuperó con la firma del pacto nuclear, en el 2015, entre Teherán y EEUU, Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China.

En mayo del 2018, Washington se retiró del acuerdo por el que Irán se comprometía a no pasar ciertas líneas rojas a cambio de aliviarle las sanciones.  En el 2019, el régimen de los ayatolás decidió suspender puntos del pacto, hasta que el asesinato de Soleimaní ha provocado que "no se sienta obligado a respetarlo".

"Guerra económica"

Las sanciones contra Irán costaron a la República islámica 100.000 millones de dólares en ingresos por la venta de petróleo y otros 100.000 millones en inversiones, según explicó el presidente iraní, Hasam Rohaní, en un discurso a la nación el 31 de diciembre en el que habló de "guerra económica".

Semanas antes, Rohaní había propuesto un "presupuesto de resistencia" para contrarrestar las sanciones. "Cuando no hay comida ni agua, todavía estás en peligro, no importa lo fuerte que seas", señaló Rohaní, para quien su país "está pagando un alto precio por desafiar la voluntad de Trump". 

Las sanciones han destruido las vidas de muchos ciudadanos. "Irán experimentó la tercera contracción más grande de una economía nacional en el mundo en 2019, cerca del 10%", aseguró Hussein Ibish, del Instituto de Estados Árabes del Golfo en Washington, a la televisión catarí Al Jazeera.

Caída de las ventas de petróleo

Irán ha sufrido déficit durante años, pero la brecha fiscal del gobierno se amplió a medida que las sanciones provocaron la caída en picado de las ventas de petróleo en un 90%. El rial iraní, que perdió más del 60% de su valor en el 2018, se ha recuperado parcialmente.

Teherán ha intentado compensar los estragos de las sanciones desarrollando mercados internos, cultivando nuevas fuentes de ingresos y recortando subsidios, pero ha tomado decisiones difíciles como eliminar las ayudas a muchas familias

El ajuste del cinturón resultó excesivo para los iranís y tras la propuesta del Gobierno, en noviembre, de racionar la gasolina y aumentar precios para financiar ayudas en efectivo a los más pobres, estallaron protestas en todo el país que el régimen intentó aplastar atribuyéndolas a "matones" vinculados a exiliados y enemigos extranjeros.

Al menos 304 muertos en protestas 

Teherán apagó internet y arrestó a 7.000 personas, según la ONU. La oenegé Amnistía Internacional aseguró que la represión de las protestas mató a al menos 304 personas, aunque el Ejecutivo lo niega.

Muchos iranís se quejan de que el régimen prioriza su bienestar al del pueblo y se preguntan por qué destina tantos recursos a ejercer su influencia en Oriente Próximo, donde es la gran potencia chií frente a su enemigo suní, Arabia Saudí.

En el 2018 se produjeron protestas en las que los manifestantes coreaban: "No a Gaza, no a Líbano, doy mi vida por Irán" y "dejad Siria y pensad en nosotros". No obstante, muchos consideran que son una potencia regional con derecho a ejercer su influencia y a tener armamento nuclear. 

Las sanciones dividen a la sociedad, pero asesinatos como el de Soleimaní han vuelto a acercar a los ciudadanos. Una encuesta mostraba, en plena lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que el 73% de los iranís tenía una opinión favorable de Soleimaní, que dirigía y controlaba la actuación militar exterior de Irán.

60.000 soldados de EEUU al alcance

La capacidad militar de Teherán incluye un buen arsenal de armas y tácticas para su estrategia. Decenas de bases y unos 60.000 soldados americanos están a su alcance, según el Instituto Internacional para Estudios Estratégicos (IIEE).

Irán posee aviones no pilotados, misiles balísticos con sistemas de guía precisos, lanzaderas móviles, túneles, tácticas navales de enjambre. Según el IIEE, dispone de entre 3.000 y 5.000 de esos barcos en puntos clave como el estrecho de Ormuz, en la entrada al golfo Pérsico y cuenta con unas 5.000 avanzadas minas acuáticas.

Además, tiene misiles tierra-aire de alto rango facilitados por Rusia y ha desarrollado su sistema de defensa antiaéreo, Sevom-e-Khordad. También cuenta con una red de milicias como la chií libanesa Hizbulá --en Líbano y Siria--, así como grupos chiís en Irak, Bahréin y Afganistán y los rebeldes hutís en Yemen.