26 nov 2020

Ir a contenido

decisión polémica

Los asentamientos judíos en la Cisjordania ocupada dejan de ser ilegales para EEUU

El cambio de postura anunciado por el secretario de Estado rompe con la posición estadounidense de los últimos 40 años

Ricardo Mir de Francia

Estados Unidos deja de considerar ilegales los asentamientos israelís en Cisjordania. En la foto, dos niños judíos observan una retroexcavadora utilizada en la construcción de unas 50 viviendas en el asentamiento judío de Ariel. / OLIVIER WEIKEN / EFE / VÍDEO: EFE

En contra de lo que establece la legislación internacional, los asentamientos judíos en los territorios ocupados palestinos han dejado de ser ilegales para Estados Unidos. Así lo ha anunciado este lunes su secretario de Estado, Mike Pompeo, en una decisión que rompe con la postura mantenida por Washington desde hace cuatro décadas y sirve para avalar las políticas expansionistas emprendidas por los sucesivos gobiernos israelís desde que comenzara la ocupación en 1967. “El establecimiento de asentamientos civiles israelís en Cisjordania no es por sí mismo inconsistente con la ley internacional”, ha dicho Pompeo al anunciar el cambio de postura. El anuncio es un clavo más en el féretro de los dos Estados, la fórmula abrazada por la comunidad internacional para solucionar el conflicto. 

Desde que llegó al poder en 2016, Donald Trump ha abrazado cada una de las posiciones de la derecha israelí, que ha encontrado en el republicano al mejor aliado en la historia del Estado judío para tratar de alterar el marco legal del conflicto. Primero reconoció Jerusalén como capital de Israel. Más tarde rubricó la anexión del Golán y cerró la representación diplomática de los palestinos en Washington. Ahora le ha tocado el turno a las 140 colonias judías levantadas en Cisjordania y Jerusalén Este para alterar su demografía, asentamientos donde viven unos 700.000 israelís.  

Opinión legal

La decisión de este lunes entierra una opinión legal vigente desde 1978, cuando la Administración de Jimmy Carter concluyó que los asentamientos son “incompatibles con la ley internacional”. Eso mismo dice la Cuarta Convención de Ginebra, que prohíbe la transferencia de población civil desde la potencia ocupante a los territorios ocupados. Con mayor o menor intensidad, Washington ha mantenido desde entonces que los asentamientos son “ilegítimos” y ha tendido a mostrar su disconformidad cada vez que se expandían. Barack Obama fue más lejos al absetenerse en el Consejo de Seguridad de la ONU y permitir que fueran declarados como “una flagrante violación” de la ley internacional

Pompeo ha asegurado que la revisión se deriva del análisis legal realizado por los abogados de su Departamento en los últimos meses. “La dura realidad es que nunca habrá una solución judicial al conflicto”, ha dicho antes de añadir que el cambio de postura “aumenta el margen político para que haya una resolución al conflicto”. Como mínimo es una afirmáción orwelliana. La Autoridad Palestina ha condenado la decisión con dureza, tildándola de “peligrosa”, “inaceptable” y “sin validez” a efectos prácticos.