Ir a contenido

ORIENTE PRÓXIMO

Trump reconocerá la soberanía israelí del Golán sirio ocupado por Israel

El momento del anuncio parece calibrado para ayudar a Netanyahu en las elecciones israelís del 9 de abril

Ricardo Mir de Francia

Ciudadanos israelís , en la colina Tal Saki, en los Altos del Golán.

Ciudadanos israelís , en la colina Tal Saki, en los Altos del Golán. / JALAA MAREY (AP)

Donald Trump se dispone a dar un paso más para validar la política israelí de hechos consumados y blanquear sus violaciones del derecho internacional. El presidente de Estados Unidos ha anunciado a través de las redes sociales que está listo para reconocer la soberanía israelí en los Altos del Golán, la meseta siria ocupada por el Estado judío en la Guerra de los seis días de 1967. La decisión llega después de una intensa campaña de presión del primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, que ha encontrado en el magnate republicano a un aliado incondicional para alterar los parámetros del conflicto más enquistado de Oriente Próximo y proseguir sin trabas con la colonización judía de los territorios ocupados. El momento del anuncio parece calibrado para ayudar a Netanyahu en las elecciones israelís del 9 de abril. 

"Después de 52 años ha llegado el momento para que Estados Unidos reconozca plenamente la soberanía israelí de los Altos del Golán, que tienen una importancia crítica en términos estratégicos y de seguridad para el Estado de Israel y la estabilidad regional", ha escrito Trump en Twitter. Su decisión rompe con la postura tradicional de la política exterior de EE UU, un país que como el resto del mundo ha considerado hasta ahora el Golán como territorio ocupado. Es muy similar a lo que ya hizo Trump a finales del 2017, cuando reconoció a Jerusalén como capital de Israel, ignorando las resoluciones de Naciones Unidas que consideran al sector oriental y árabe de la ciudad como territorio ocupado y socavando las aspiraciones palestinas a levantar un día allí la capital de su Estado. 

El futuro de Cisjordania

Más de 20.000 israelís viven en una treintena de asentamientos levantados en el Golán, un territorio que incluso a ojos del Tribunal Supremo de Israel se encuentra en un estado de "ocupación beligerante". Sucesivos gobiernos estadounidenses han tratado de utilizar el Golán como moneda de cambio para un eventual acuerdo de paz entre Israel y Siria, perspectiva hoy muy lejana.  

La Administración Trump también ha dejado de designar a Gaza y Cisjordania como "territorios ocupados". La etiqueta desapareció por primera vez hace unos días del informe de derechos humanos que cada año presenta el Departamento de Estado. El gesto tiene consecuencias prácticas porque el derecho internacional prohíbe la anexión de tierras en los territorios ocupados, la destrucción de propiedad y la transferencia de población desde el poder ocupante al ocupado. Al borrar esa designación, Washington esencialmente está dando carta blanca a la demolición de casas o la expansión de los asentamientos en el menguante territorio palestino. Entre la derecha israelí varias voces han visto el gesto como una suerte de autorización para la anexión de Cisjordania.