24 oct 2020

Ir a contenido

Cerco a la corrupción

El primer ministro de Líbano presenta su dimisión y la de su Gobierno

La renuncia se produce tras dos semanas de protestas en las calles de diversas ciudades libanesas

Ana Alba

El primer ministro libanés, Saad Hariri.

El primer ministro libanés, Saad Hariri. / AFP

El primer ministro libanés, Saad Hariri, ha presentado este martes su dimisión y la de su Gobierno al presidente del país, Michel Aoun, cuando se cumplen 13 días de protestas multitudinarias en todo el Líbano contra el Ejecutivo y la corrupción de la clase política.

El anuncio de su dimisión ha tenido lugar poco después de que simpatizantes del grupo chií Hezbolá, armados con palos, atacaran a los manifestantes en la zona donde se celebran las principales protestas en Beirut, quemaran las tiendas que estos habían instalado y rompieran sillas.

"Voy al Palacio de Baabda (donde se encuentra la presidencia) para presentar la dimisión del Gobierno libanés al presidente de la República", ha declarado Hariri en una breve comparecencia retransmitida por televisión que ha provocado el entusiasmo de los manifestantes, congregados de nuevo en el centro de Beirut tras el ataque de los matones de Hezbolá.

"Durante todo este tiempo he intentado encontrar una salida para la voz del pueblo y proteger al país de los peligros relacionados con la seguridad y la economía", ha afirmado Hariri.

"Hoy, para ser honesto con vosotros, he llegado a un callejón sin salida y es hora de que haya una gran sacudida para hacer frente a la crisis", ha añadido el mandatario, que ha puesto su cargo "en manos del presidente y de todos los libaneses". Aoun debe ahora aceptar o rechazar la renuncia.

El primer ministro ha dicho a sus socios de coalición que su responsabilidad es proteger el país y buscar formas de desarrollar la economía. "Las posiciones vienen y van, pero lo más importante es la dignidad y la seguridad de la patria (...) Nadie es más grande que mi país", ha señalado Hariri, que ya dimitió por sorpresa en el 2017 desde Arabia Saudí.

Un mes después, retiró su renuncia tras una reunión extraordinaria del Consejo de ministros en la que todas las fuerzas políticas libanesas se comprometieron a desvincularse de los conflictos regionales.

Reformas económicas

Cientos de miles de libaneses se han manifestado en diversas ciudades del país durante 13 días consecutivos en las protestas más importantes que se han producido en los últimos años en el Líbano, un país que sufrió una guerra civil de 15 años (1975-1990).

Hariri, anunció el lunes de la semana pasada la adopción de una serie de reformas económicas, hasta ahora bloqueadas por las divisiones dentro de la coalición gubernamental, mientras miles de manifestantes seguían pidiendo "la caída del régimen".

El primer ministro prometió un "presupuesto para el 2020 sin impuestos adicionales para la población" y un déficit del 0,6% del PIB, después de que el 17 de octubre empezaran las protestas por la aprobación de una tasa sobre las llamadas de voz por aplicaciones de mensajería en internet como WhatsApp.

También anunció un recorte del 50% en los salarios del presidente y los expresidentes, ministros y parlamentarios, así como nuevos impuestos a los bancos. Además, Hariri indicó que apoyaba la petición de los manifestantes de que se celebren elecciones legislativas anticipadas. Las últimas tuvieron lugar en mayo del 2018.