23 nov 2020

Ir a contenido

Campañas

Cristina Fernández arremete contra el modelo neoliberal de Mauricio Macri

Se acelera el proceso electoral en Argentina en medio de una grave crisis económica y esto lo aprovecha la exmandataria y candidata a la vicepresidencia, para atacar a su rival político

El Periódico

Cristina Fernandez de Kirchner podría ir a prisión por supuestos sobornos a empresarios.

Cristina Fernandez de Kirchner podría ir a prisión por supuestos sobornos a empresarios. / Reuters

La ex presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, candidata a la vicepresidencia del país por el peronista Frente de Todos, reapareció en la campaña para los comicios del próximo día 27 y arremetió contra el modelo "neoliberal" del actual gobernante, Mauricio Macri, quien hoy pidió no volver al pasado.

Cuando restan menos de dos semanas para las elecciones presidenciales, los principales candidatos redoblan sus esfuerzos a la caza de votos, tras el primer debate presidencial celebrado la noche del domingo pasado. La exmandataria reapareció en escena después de tres semanas sin apariciones en público y lo hizo con una presentación del libro "Sinceramente", en la localidad de El Calafate, en la sureña provincia de Santa Cruz, y que definió como su "lugar en el mundo".

Medidas económicas

"La situación del país es grave", afirmó la actual senadora sobre la marcha de la economía argentina, en recesión desde hace año y medio. Fernández, quien gobernó el país entre 2007 y 2015, culpó a su sucesor, Mauricio Macri, quien aspira a la reelección, de haber "destruido" el mercado de trabajo y el mercado interno y de haber endeudado al país de un modo "formidable".

Calificó como un "escándalo" el hecho de que Macri hubiera afirmado en el debate presidencial que su Gobierno tuvo que endeudarse para cancelar la deuda contraída durante los doce años de kirchnerismo en el poder.

A su juicio, la economía entró en crisis por la aplicación de políticas neoliberales y no por la "impericia" de Macri. "Ahora resulta que todos le pegan al muñeco en el piso (suelo). Yo creo que fueron las políticas que se aplicaron, más allá de que es cierto que por ahí no es de los más chispitas (despierto) para gobernar. No será chispita, pero el problema no es ese", comentó. "No es la impericia de 'chispita', sino la aplicación de estas políticas. Lo digo con respeto. No estoy insultando ni nada", añadió.

El papel de la sociedad

Según Fernández, pese a la "andanada neoliberal que ha significado el macrismo", no resurgió en la sociedad argentina la idea del "que se vayan todos" anidada en la crisis de 2001, porque "una parte importante de la sociedad advirtió que lo que se había hecho" durante los gobiernos kirchneristas "había dejado huella y que había que volver a reconstruirlo".

"Siento que lo que hemos hecho no ha sido inútil. No han podido con la memoria de lo que se hizo durante doce años y medio en los cuales la gente advirtió que se podía vivir mejor", sostuvo. Casi en simultáneo a la presentación de la senadora, Macri celebró un acto en la ciudad de Paraná (noreste) como parte de su campaña del "Sí se puede", con la que trata de revertir el mal resultado de las primarias de agosto, en las que obtuvo el 31,79 % de los votos, dieciséis puntos por debajo del candidato del Frente de Todos, el peronista Alberto Fernández.

Macri dice que le falta tiempo

Con un discurso que repite de acto en acto, Macri insistió en que un mandato presidencial de cuatro años no son suficientes para realizar todos los cambios de fondo que requiere el país y llamó a los votantes a apostar por su propuesta.

"El mundo no entiende que los argentinos podamos volver atrás. Pero nosotros le vamos a decir el 27 de octubre que no volveos atrás", señaló el mandatario. El jefe de Estado afirmó que, pese a la crisis, su Gobierno ha logrado sentar las bases para volver a "vivir mejor" y retomar la senda de crecimiento económico.

"Cuatro años no son suficientes para arreglar todas las problemáticas que hemos arrastrado durante décadas. Pero hemos establecido una nueva cultura del poder: yo no les digo desde ningún atril qué es lo que tienen que pensar, o qué es lo que los periodistas me tienen que preguntar o qué es lo que los jueces tienen que decidir. Yo los dejo vivir con libertad", afirmó.

Por su parte, Alberto Fernández, exjefe de Gabinete de Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández, participó en un Foro de Ciudades en la ciudad de Rosario (centro), donde prometió hacer un gobierno "distinto", con la participación de los gobiernos provinciales.

Cuestionó el "vicio" de "la discrecionalidad del centralismo nacional" y abogó por un verdadero "país federal" donde se privilegie en desarrollo de cada región. "Hay que pasar de la política de la imposición a la política del consenso", afirmó.