29 oct 2020

Ir a contenido

CRISIS MIGRATORIA

Italia intercepta un barco con 104 inmigrantes que entra en sus aguas pese a la prohibición de Salvini

La policía permite el desembarco en el puerto de Pozzalo pero inmoviliza la embarcación

El Periódico

El barco alemán Eleonore navega en el Mediterráneo con alrededor de 100 migrantes a bordo después de ser rescatados.

El barco alemán Eleonore navega en el Mediterráneo con alrededor de 100 migrantes a bordo después de ser rescatados. / Johannes Filous/EUROPA PRESS

La Guardia de Finanza italiana ha ordenado la incautación del barco 'Eleonore' de la oenegé alemana Mission Lifeline con 104 migrantes a bordo y les está conduciendo a puerto de Pozzallo (Sicilia), donde podrán desembarcar.

La incautación responde a la violación de la prohibición de entrar en aguas territoriales italianas como está previsto en el decreto de Seguridad aprobado por el Gobierno y que impulsó el ministro de Interior en funciones, Matteo Salvini

La oenegé alemana argumentó la necesidad de saltarse la  prohibición de las autoridades porque un fuerte temporal había vuelto insostenible la situación a bordo.

Salvini ha advertido en twitter de las consecuencias de saltarse el decreto de prohibición. 

El barco había permanecido durante varios días en aguas internacionales entre Malta e Italia sin que ninguno de los dos países le otorgara barco para desembarcar. 

El ministro italiano de Interior en funciones, Matteo Salvini, firmó la "prohibición de entrada, tránsito y parada en las aguas territoriales italianas" para la nave 'Eleonore'. Aun no se ha producido ninguna reacción por parte de las autoridades italianas al anuncio de pasar por alto la prohibición.

El precedente de Sea Watch

La única vez hasta el momento que un barco forzó la prohibición de las autoridades italianas fue uno de la oenegé Sea Watch que, por decisión de su capitana, Carola Rackete, entró en el puerto de Lampedusa y fue arrestada, aunque posteriormente puesta en libertad, por forzar el desembarco.

La oenegé Mission Lifeline ha denunciado durante estos días las condiciones en las que se encuentran los migrantes hacinados en este pequeño barco, donde es imposible moverse.

El Gobierno alemán afirmó el pasado miércoles que se necesitaba "urgentemente una solución" para el 'Eleonore' y se comprometió a asumir una cuota significativa de las personas a bordo.

Además de la embarcación 'Eleonore' esperan frente a las costas de la Lampedusa en aguas internacionales el barco 'Alan Kurdi' de la oenegé alemana Sea Eye con 13 migrantes, entre ellos ocho menores, y el 'Mare Jonio' de la oenegé italiana Mediterranea Saving Humans con 31 migrantes.