29 nov 2020

Ir a contenido

SEGURIDAD INMOBILIARIA

El rascacielos incendiado en Dacca con 25 personas muertas sufría varias irregularidades

Las llamas obligaron a las personas a escapar por las ventanas

El Periódico / Efe

Aumentan a 25 los muertos en el incendio de un rascacielos en Bangladesh. / MONIRUL ALAM (EFE / VÍDEO: EFE)

El número de fallecidos por un incendio en un rascacielos de 19 pisos en Dacca se ha elevado a 25  y las autoridades han informado de que el edificio tenía cinco pisos construidos ilegalmente y carecía de salidas de emergencia, lo que ha llevado a las autoridades a prometer medidas de sanción a los implicados.

Poco más de un mes después de que un masivo incendio en el casco antiguo de la capital bangladesí arrasase casi por completo siete edificios y causase a su paso unos 70 muertos y 55 heridos, un nuevo fuego se desató ayer en la Torre FR, de 22 plantas y que alberga decenas de oficinas.

Bangladés ha estado durante años bajo el escrutinio por sus precarias condiciones en lo que a seguridad industrial se refiere, con pobres instalaciones de bajo coste susceptibles de sufrir incendios y derrumbes.

Medios locales informaron de que decenas de personasquedaron atrapadas en el edificio en llamas. Algunas, tal y como recogen las redes sociales, intentaron escapar por las ventanas.

El fuego comenzó hacia las 12.50 hora local (6.50 GMT) en una zona comercial de la ciudad. "Todavía no sabemos cómo comenzó el fuego. Hemos enviado a 21 unidades de extinción de incendios", afirmó a Efe un portavoz de la sala de control del servicio contra incendios, Mohammad Russel.

Un responsable policial del Hospital Universitario de Dacca, Bacchu Miah, explicó que un ciudadano esrilanqués tuvo que recibir atención médica tras resultar herido al intentar escapar del edificio en llamas.

El incendio se produce casi un mes después de que el pasado 20 de febrero se desatara un fuego en el casco antiguo de Dacca que arrasó casi por completo siete edificios, dejando a su paso al menos 70 muertos y 55 heridos. El fuego se prolongó durante nueve horas, una nueva tragedia en Bangladés que volvió a sacar a la luz las precarias condiciones de seguridad.

Bangladés ha estado durante años bajo el escrutinio por sus precarias condiciones en lo que a seguridad industrial se refiere, con pobres instalaciones de bajo coste susceptibles a incendios y derrumbes.