Ir a contenido

EXPECTACIÓN ENTRE LOS DEMOCRISTIANOS

La CDU elige a Kramp-Karrenbauer como heredera de Merkel

El partido opta por el continuismo centrista de la apadrinada de la cancillera, que se impone con un 51,7% de los votos y por solo 35 votos de diferencia al abogado millonario Friedrich Merz

Carles Planas Bou

Annegret Kramp-Karrembauer y Angela Merkel, durante el congreso de CDU en Hamburgo / FABRIZIO BENSCH

Annegret Kramp-Karrembauer y Angela Merkel, durante el congreso de CDU en Hamburgo
La cancillera alemana, Angela Merkel, se despide de los asistentes al congreso de la CDU, en Hamburgo.

/

Incluso sin presentarse a la reelección Angela Merkel ha vuelto a ganar. Annegret Kramp-Karrenbauer, su delfín, ha sido elegida este viernes como nueva presidenta de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) con un 51,7% de los votos. Reunidos en Hamburgo, los 1.001 delegados del partido conservador han optado por el continuismo centrista y han decantado la balanza en favor de esta experimentada política de 56 años, actual secretaria general de la formación.

Su principal rival y antiguo oponente de Merkel, Friedrich Merz se ha quedado a las puertas de dar la campanada. Apoyado por el exministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, y por los sectores empresariales del partido este abogado millonario ha obtenido un 48,2% de los votos. Tan solo 35 papeletas le han separado de una victoria que habría supuesto un viraje más acentuado a la derecha del conservadurismo alemán.

Emocionada por la victoria y con un ramo de flores en la mano, AKK —siglas por las que es conocida— ha agradecido a sus rivales el juego limpio mostrado durante la campaña. Consciente de que a partir de mañana deberá recoser la factura interna que divide las facciones más centristas y las más conservadoras de la CDU, la nueva presidenta del partido ha pedido unidad, cooperación y coraje para relanzar a la formación conservadora.

Coser las heridas

El ajustado resultado evidencia aún más la herida abierta en el seno de la CDU. En un gesto de deportividad, un decepcionado Merz ha pedido a sus simpatizantes apoyar a Kramp-Karrenbauer. Aunque ha prometido que apoyará a la CDU aún es incierto si aspirará a ocupar algún cargo de peso dentro del partido. “Ha sido divertido”, ha confesado.

Esta es la segunda vez que Merz pierde contra Merkel, quien le derrotó en 2002 para ocupar la presidencia del grupo parlamentario conservador. Su desecha es también la de Schäuble, rival reconvertido en aliado de la cancillera durante años que ahora optó por hacer público su apoyo a Merz, algo que molestó a parte del partido.

Quien sí intentará formar parte de la nueva ejecutiva federal es el tercer candidato en discordia, Jens Spahn. El joven ministro de Sanidad deberá esperar a la votación de mañana para saber si da un paso al frente de la cúpula democristiana.

La tarde en el congreso de Hamburgo ha estado marcada por los nervios, la tensión y la nostalgia. Como se esperaba, ningún candidato ha obtenido la mayoría absoluta en una primera vuelta en la que AKK se ha impuesto con el 45% de los votos. Merz ha quedado en segundo lugar con el 39,2% mientras que Spahn ha llegado al 15,7%. Con su eliminación se ha abierto la puerta a una emocionante segunda vuelta.

Nostalgia merkeliana

Angela Merkel nunca ha destacado por su oratoria. Fiel a su estilo sosegado y sin florituras, la líder conservadora se ha despedido este viernes de la presidencia de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), un cargo que controla desde hace más de 18 años. "Siempre he querido desempeñar mis cargos políticos con dignidad y, un día, dejarlos con dignidad", ha afirmado, ante una entregada audiencia que la ha ovacionado en pie durante nueve minutos.

En su último discurso como presidenta del mayor partido de Alemania, la cancillera ha intentado lanzar un mensaje de unidad para evitar que su legado quede manchado por las "interminables disputas" abiertas tras la irrupción de la formación ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD). "Tenemos la fuerza para romper las tendencias y ganar elecciones si luchamos juntos de forma unida y determinada", ha apuntado.

Una ausencia sintomática de esa división ha sido la de Horst Seehofer, líder la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU). Aunque es tradición que los partidos hermanados se visiten en sus congresos, el ministro del Interior y principal crítico de Merkel se ha mantenido alejado arguyendo problemas de agenda. En enero los bávaros celebrarán un congreso que supondrá el adiós de Seehofer.

Cancillera hasta 2021

En un mensaje que escenificaba su predilección por su amiga, Merkel ha señalado a Kramp-Karrenbauer como el ejemplo a seguir para relanzar al partido a número previos a la llamada crisis de los refugiados. El año pasado revalidó su victoria en el Estado del Sarre con más del 40% de los votos, una cifra aún lejos de la CDU a escala federal.

¿Con la trascendental elección de AKK, la CDU ha dado una última alegría a Merkel para poner en marcha el gradual adiós de la mujer que los llevó a cuatro victorias electorales consecutivas. En esta jornada histórica, el congreso de Hamburgo ha rendido homenaje a la larga trayectoria de su líder. El triunfo de Kramp-Karrenbauer aleja el fantasma de las elecciones anticipadas y le permite a Merkel seguir moldeando su legado al frente del gobierno hasta su final de mandato, en 2021. La cancillera respira aliviada.