Ir a contenido

La CDU se prepara para relevar a Merkel

Tras el anuncio de la cancillera de que deja la presidencia del partido, tres figuras prominentes del conservadurismo alemán se postulan como herederos

Carles Planas Bou

Una fotografía del 9 de setpiembre de 2009, mientras Angela Merkel da un discurso en Magdeburg de cara a las elecciones parlamentarias.

Una fotografía del 9 de setpiembre de 2009, mientras Angela Merkel da un discurso en Magdeburg de cara a las elecciones parlamentarias. / Jens Wolf (AFP)

¿Cómo será Alemania sin Angela Merkel? Pocas preguntas despiertan más incertidumbre en Europa. Sin embargo, después de que este lunes la cancillera anunciase el inicio del fin de su vida política la carrera para substituirla al frente del conservadurismo alemán ya ha comenzado.

El próximo 7 y 8 de diciembre la Unión Demócrata Cristiana (CDU) celebra un congreso federal en el que sus miembros deberán elegir a su nueva presidenta. Tras 18 años bajo la batuta de Merkel, su relevo deberá redibujar un partido que no se entiende si la figura de la cancillera y tendrá la misión de decidir si mantiene el rumbo centrista que tantos años de hegemonía les ha dado o si opta por el viraje a la derecha solicitado por los sectores más conservadores del partido.

Estos son los tres candidatos que aspiran a relevar a Merkel. 

TRES CANDIDATURAS

Sin duda alguna el nombre que suena con más fuerza para asumir el liderazgo del partido es Annegret Kramp-Karrenbauer. Tras toda una vida dedicada a la política en el Estado del Sarre, esta abogada y politóloga de 56 años es considerada la heredera natural de Merkel, pues además de la amistad también comparten un estilo político centrista, pragmático y sosegado. En esa línea, la delfín político de la cancillera fue elegida en febrero para relevarla como nueva secretaria general de la CDU. Este lunes anunció su candidatura a la cúpula del partido.

Quién también mostró su ambición para relevar a Merkel fue Jens Spahn. Con tan solo 38 años, el actual ministro de Sanidad es también la esperanza de aquellos que quieren ver un giro conservador de la CDU. Experto en política sanitaria y financiera, Spahn se convirtió el 2002 en el político más joven que ha entrado en el parlamento alemán y desde entonces se ha erigido como oponente de Merkel.

El candidato que despierta más escepticismo es Friedrich Merz. Abogado de 62 años, fue presidente del grupo parlamentario de la CDU entre el 2000 y el 2002, cuando el partido estaba en manos de Edmund Stoiber, de quien era estrecho colaborador. Su declive comenzó cuando Merkel tomó las riendas del conservadurismo alemán y le derrotó para ocupar su cargo. En 2005 “la niña de Kohl” sorprendió a todos y se alzó como cancillera. Tras pasar por la empresa privada y la política regional Merz pretende ahora recuperar el protagonismo perdido hace casi dos décadas.

Aunque ha dejado abierta la posibilidad de postularse, el ministro-presidente de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet, también aparece en todas las quinielas.

PRESIÓN CONTRA SEEHOFER

El movimiento tectónico causado en el seno del conservadurismo alemán también ha llegado a Baviera. Con el anunciado adiós gradual de Merkel son cada vez más las voces dentro de la CDU que piden al ministro del Interior, Horst Seehofer, que dimita.

No sin razón, son muchos quienes ven al líder socialcristiano y sus amenazas contra el gobierno federal como causantes de los recientes desastres electorales del partido. “"Aquellos que ponen su ego por encima de la responsabilidad y actúan más de acuerdo con normas patológicas que políticas no deberían sorprenderse cuando la gente se aleja con ira y horror”, le ha acusado Michael Brand, líder del grupo de la CDU de Hesse en el Bundestag, el parlamento alemán.

Desde la oposición, Los Verdes y izquierda sindicalista de Die Linke han vuelto a pedir la dimisión del máximo responsable de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), partido hermano de la CDU. Sus constantes salidas de tono han sido especialmente dañinas para los socialdemócratas (SPD), sus socios de gobierno. El batacazo electoral de hace dos semanas y media en Baviera ha abierto la puerta a un congreso especial en diciembre donde puede decidirse su futuro. Para muchos la renovación conservadora no será completa hasta que Seehofer diga adiós.

 

UN MAL ADIÓS PARA MACRON

Aunque paulatino, el ya anunciado adiós de Merkel ha despertado todo tipo de murmullos en los despachos de Bruselas. Tras anunciar su renuncia a la presidencia de la CDU la cancillera alemana telefoneó ayer al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, para comunicarle personalmente su decisión. De cara a la galería han asegurado que nada cambiará, sin embargo el paso atrás de la líder conservadora llega en un momento de máxima tensión con el auge de las fuerzas ultraderechistas con la vista puesta en las elecciones europeas.

Su adiós también inquieta en el Elíseo. Mientras se hunde en las encuestas con una aprobación de tan solo el 29%, el presidente francés, Emmanuel Macron, ve como quien debía ser su principal aliada para impulsar una serie de ambiciosas medidas para reformar la Unión Europea (UE) está de salida y pierde poder de decisión dentro del conservadurismo alemán.

Temas: CDU Alemania