Ir a contenido

EL FUTURO POLÍTICO DE ALEMANIA

El debate migratorio recrudece la carrera por la sucesión de Merkel

Entre críticas internas, el candidato Friederich Merz cuestiona el derecho básico al asilo

Aumenta la tendencia más conservadora en la CDU para competir con la ultraderechista AfD

Carles Planas Bou

El dirigente de la CDU Friedrich Merz.

El dirigente de la CDU Friedrich Merz.

Tras años instalados casi sin fisuras en el poder, la crisis migratoria del 2015 agrietó el conservadurismo alemán. Desde entonces, Jens Spahn había conseguido hacerse un nombre dentro de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) como uno de los más duros críticos a la política de acogida de la cancillera Angela Merkel. Esa era la principal baza de su candidatura para relevar a la líder conservadora dentro del partido. Pero ayer alguien le robó el protagonismo.

El tercer debate regional celebrado ayer en el pequeño municipio de Seebach dejó claro que el debate migratorio será clave en la carrera para a la sucesión a Merkel. En un sorprendente cambio de tono, Friederich Merz cuestionó el derecho básico al asilo alemán y condicionó la ratificación del pacto migratorio de la ONU, que pretende regular los flujos internacionales, a que eso "no extienda los motivos para pedir asilo” en Alemania.

Su crítica llegó pocas horas después de que Merkel defendiera ese acuerdo en el Bundestag, distanciándose así de la cancillera pero despertando críticas de organizaciones humanitarias del país y de pesos pesados de la CDU. Reacia a cuestionar ese derecho, Annegret Kramp-Karrenbauer, secretaria general del partido, defendió también un pacto "con más ventajas que inconvenientes". AUn así, tanto la delfín de Merkel como Spahn han pedido acelerar las deportaciones de inmigrantes y crear centros de detención en el norte de África.

Giro a la derecha

Presidente del grupo parlamentario de la CDU entre el 2000 y el 2002, Merz fue desterrado entonces de la primera línea política por Merkel. Tras años en la sombra ahora a vuelto para relevarla y recuperar el poder perdido. Su reaparición hundió las perspectivas de Spahn, actual ministro de Sanidad, que apenas cuenta con un 7% de apoyos dentro del partido. Consciente de que la presidencia se decidirá entre la candidatura continuísta de Kramp-Karrenbauer (35%) y él (33%), ha optado por asumir parte del discurso más duro.

Ese giro no es casual. Su escepticismo sobre un principio tan básico como el derecho al asilo es un intento de captar ese voto más conservador, dentro y fuera de la CDU. No sin relación, el debate de este miércoles fue el primero celebrado en la Alemania del Este, donde los democristianos compiten codo a codo con la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD). En Turingia, el land donde se ubica Seebach, la fuerza antiinmigración obtuvo hasta un 22,7% de los votos en las elecciones federales del año pasado, su segundo mayor registro en todo el país.

Protagonismo migratorio

Pero esa baza también puede convertirse en una losa demasiado pesada. Tras 18 años al mando de la CDU, Merkel consolidó su incuestionable poder electoral girando el partido hacia el centro, adoptando posiciones más moderadas que le permitieron captar el voto de derecha izquierda. Prueba de ello fue su política migratoria, apoyada de forma abrumadora por Los Verdes. Como ya se vio en las elecciones regionales bávaras, imitar a la ultraderecha puede beneficiar únicamente a la ultraderecha. El hecho de que su sueldo ascienda a más de un millón de euros anuales también puede perjudicar sus opciones entre el electorado de clase media.

Sin embargo, con ese viraje destapó al electorado más conservador, un vacío que supo ocupar la ultraderecha. Desde entonces, su desmesurado foco migratorio ha marcado la agenda política de Alemania, arrastrando y condicionando al partido más poderoso del país. Las palabras de Merz llegan pocos días después de que AfD pidiese retirarse del pacto migratorio de la ONU, un derechazo al multilateralismo que ya han asestado los Estados Unidos de Donald Trumpla Austria de Sebastian Kurz y la Hungría de Víktor Orbán.