LAUREADO POR LA PAZ

El estratega pacífico de Tiananmén

Liu Xiaobo lideró una salida sin sangre de la plaza y ahora cumple una pena de 11 años por un manifiesto en favor de reformas democráticas

Liu Xiaobo, en una imagen de archivo sin fechar.

Liu Xiaobo, en una imagen de archivo sin fechar. / LIU XIA

2
Se lee en minutos
A. F.
PEKÍN

No es probable que Liu Xiaobo esté preparando el discurso de agradecimiento del Nobel de la Paz. Tampoco que vaya a acudir en diciembre a Oslo para recogerlo. Ni siquiera que en Liaoning le hayan comunicado la noticia. Allí, en la provincia norteña, Liu está encarcelado desde el año pasado. Su mujer, Liu Xia, puede visitarle una hora por mes, después de conducir seis horas desde Pekín.

Liu, nacido en 1955 en Changchun (provincia de Jilin), es escritor, profesor de literatura y una piedra en el zapato chino desde hace más de 20 años. En 1989 abandonó rápidamente sus estudios en la Universidad de Columbia de Nueva York rumbo a la pequinesa plaza de Tiananmén para liderar la revuelta estudiantil y obrera que pedía reformas políticas más veloces.

Varios compañeros han asegurado que sus esfuerzos por pactar una salida pacífica de la plaza antes de la llegada de los tanques aquella madrugada del 4 de junio rebajaron la factura sangrienta. También dicen que aquellos días modificaron su lucha, que un discurso sosegado y posibilista relevó a sus ardorosos embates juveniles.

Su pensamiento reciente se explica en este extracto:«La reforma política china debe ser pacífica, gradual y controlada, desde arriba hacia abajo y viceversa. Así es menos costosa y los resultados son mayores. Las órdenes de un mal Gobierno son preferibles al caos y la anarquía. Me opongo a los sistemas de Gobierno dictatoriales. Con eso no incito a la subversión. Es, simplemente, oposición».

Carta 08

Su papel en Tiananmén le costó 21 meses de detención, la primera de sus condenas. En 1996, su tozudez por pedir la liberación de los que participaron en la revuelta le llevó a tres años en un campo de trabajo.

Liu logró fama por ser uno de los creadores de la Carta 08, manifiesto inspirado en la famosa Carta 77 que 30 años atrás firmara la oposición democrática en Checoslovaquia y ayudara a la caída del régimen comunista. Liu fue detenido en su casa pocos días antes de hacerse pública.

El extenso manifiesto exige un marco más amplio de libertades públicas y derechos humanos, pide al Gobierno que renuncie al poder y defiende elecciones multipartidistas. La Carta 08 fue firmada primero por unos centenares de intelectuales y ahora acumula más de 10.000 adhesiones a pesar de su carácter clandestino.

Sentencia muy dura

Noticias relacionadas

Después de permanecer más de un año en una cárcel secreta, Liu fue sentenciado a 11 años por la Carta 08 y seis artículos publicados en internet. El veredicto aclaraba que sus escritos buscaban«el objetivo de subvertir la democracia popular y el sistema socialista», calificaba a sus efectos de«malignos»y a Liu de«gran criminal».

La sentencia fue considerada como inusualmente dura por las organizaciones de derechos humanos y los gobiernos extranjeros, incluso para los parámetros chinos. Su abogado lamentó que solo se le concedieran 14 minutos para defenderle, tantos como fueron necesarios para leer los cargos. El tiempo ha apuntalado a Liu como epítome de la lucha democrática en China.