Revelación polémica

La relación de Bill Gates con Jeffrey Epstein, causa del divorcio de Melinda, según 'WSJ'

La filántropa tuvo conversaciones con sus abogados en octubre de 2019, cuando se hicieron públicos los vínculos del cofundador de Microsoft con el magnate y pederasta

Bill Gates y Jeffrey Epstein.

Bill Gates y Jeffrey Epstein.

Se lee en minutos
El Periódico

El divorcio del siglo de los Gates no ha sido cosa de una día, llevaba cociéndose desde hace tiempo, y se estuvo negociando durante la pandemia de covid-19. Melinda Gates llevaba desde 2019 buscando y consultando abogados para divorciarse de su marido, Bill Gates, aunque el anuncio de la ruptura no se divulgó hasta la semana pasada, según ha publicado este lunes el diario 'The Wall Street Journal' (WSJ). El rotativo neoyorquino cita a "personas conocedoras de la cuestión" y documentos legales consultados por periodistas del periódico que apuntan a que el divorcio era algo que venía de lejos, con los primeros contactos con abogados en 2019.

Los Gates anunciaron el lunes de la semana pasada que se divorciaban, tras más de 27 años de relación en los que fundaron una de las organizaciones benéficas más importantes del mundo. Al día siguiente, los medios estadounidenses revelaron el contenido de los documentos de la petición de divorcio, presentada por Melinda, en la que esta aseguraba que el matrimonio está "irremediablemente roto", que "no es necesaria la manutención conyugal" y que el pacto de separación determinará la división de sus propiedades. Los Gates tienen tres hijos, todos ellos ya mayores de edad, que tras el anuncio del divorcio se fueron de viaje con su madre.

Según el 'Journal', una de las cuestiones que podrían haber precipitado la ruptura es la relación que mantenían Bill y el difunto magnate caído en desgracia Jeffrey Epstein, quien se suicidó en la cárcel precisamente en 2019. Epstein había sido detenido después de que se le acusara de abusar sexualmente y explotar a decenas de chicas adolescentes tanto en su mansión de Manhattan (Nueva York) como en su residencia de Palm Beach (Florida) y su propiedad de las Islas Vírgenes.

Reuniones sobre filantropía

A la luz de los documentos revisados por el 'Journal', Melinda y sus asesores legales realizaron varias llamadas en octubre de 2019 cuando 'The New York Times' informó de que Bill Gates se había reunido con Jeffrey Epstein en numerosas ocasiones. En una de ellas, Gates se quedó hasta altas horas de la noche en la casa de Manhattan de Epstein.

Bridgitt Arnold, portavoz de Gates, dijo en 2019 que el magnate del 'software' y Epstein se habían reunido varias veces para discutir la filantropía. “Bill Gates lamenta haberse reunido con Epstein y reconoce que fue un error de juicio hacerlo”, explicó Arnold en ese momento. A través de portavoces, el multimillonario siempre ha lamentado "todos y cada uno de sus encuentros (con Epstein)".

Contactos desde el 2013

La versión del 'Journal', que cita a una exempleada de su fundación, señala que Melinda, una defensora mundial de las mujeres y las niñas, ya habría avisado a su marido de que no se sentía cómoda con Epstein en 2013 y pese a ello Bill Gates y empleados de su fundación siguieron en contacto con el magnate ahora fallecido en los años posteriores.

Desavenencias

Noticias relacionadas

A principios de 2020, el matrimonio Gates sorprendió al mundo entero cuando dijeron que no asistirían al Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, una reunión anual de líderes empresariales y mundiales a la que la poderosa pareja había asistido durante años. Unos meses más tarde, el 13 de marzo, Gates anunció que dimitía de los consejos de administración de Microsoft y del fondo de inversión Berkshire Hathaway, la compañía de su amigo Warren Buffet. Según sus propias explicaciones, lo dejaba para centrarse más en sus esfuerzos filantrópicos.

En ese momento, los Gates ya estaban en discusiones para dividir su inmensa riqueza, según las personas familiarizadas con el asunto y los documentos. Los equipos legales de ambas partes estaban ya en conversaciones privadas con un mediador para llegar a un "contrato de separación", según muestran los documentos. Al parecer, además, la pareja no había firmado un acuerdo prenupcial cuando se casaron en 1994.