Ir a contenido

CAMPAÑA AGRESIVA

Con Yves Saint Laurent volvió la polémica

El organismo encargado de regular la publicidad en Francia califica dos anuncios de "degradantes" contra las mujeres

LUIS MIGUEL MARCO / BARCELONA

REUTERS / CHARLES PLATIAU

Con Yves Saint Laurent volvió la polémica
Con Yves Saint Laurent volvió la polémica

/

No es la primera vez ni será la última que esa delgada línea fina entre lo sensual y lo denigrante se tensa. Sobre todo si detrás está la mano, provocadora, de la publicidad. La nueva campaña publicitaria de la firma francesa Yves Saint Laurent está levantando ampollas porque retrata a las modelos en poses que han sido tachadas directamente de "denigrantes y humillantes". Desde este lunes en que aparecieron han generado una ola de reprobación de numerosos ciudadados, que piden que sean retiradas cuando antes. Este martes se ha producido una concentración de ciudadados frente a la 'boutique' que la firma de lujo tiene en la calle de Grenelle. Los manifestantes llevaban carteles con las imágenes y la palabra: sexistas.

La campaña la integran varios anuncios que estos días pueden verse en las calles de París, coincidiendo con la celebración de la Semana de la Moda. En uno de ellos, una joven con un abrigo de piel, medias de rejilla y zapatos de tacón con ruedas, como imitando unos patines, aparece con las piernas abiertas. En el otro, la modelo luce un 'body' y los zapatos con ruedas. En este caso, la joven aparece inclinada sobre un taburete, evocando una posición calificada directamente de “sexual”.

La campaña en contra de los anuncios se desató en Twiter, con la etiqueta #YSL Retira tu publicidad degradante. Algunos se preguntan qué tienen que ver esas imágenes "con el lujo o la elegancia".

MUJERES OBJETO

La Autoridad Reguladora Profesional de Publicidad (Arrp) francesa dice haber recibido denuncias. Para el director de la Arpp, Stéphane Martin, "Yves Saint Laurent parece haber infringido claramente las reglas". "No creo que sus clientas quieran verse asociadas a estas imágenes".

Según Martin, las posturas de las modelos "coinciden con la sensación de una mujer objeto, sugieren una idea de sumisión sexual, trivializan estereotipos sexistas y son susceptibles de impactar en la sensibilidad pública". Por todo ello han pedido a YSL que tome "todas las medidas posibles para detener la distribución de esta campaña. También hemos pedido al soporte publicitario que tenga en cuenta las reacciones del público y hable con su cliente, YSL, para cambiar el ángulo de esta comunicación. De hecho es una advertencia para toda la industria publicitaria". De momento ni Yves Saint Laurent ni Anthony Vaccarello han hecho declaraciones al respecto.

MUY VIOLENTA

También la asociación feminista francesa Osez le feminisme también ha exigido públicamente la retirada de los anuncios. "Esta publicidad tiene todos los elementos sexistas: hipersexualización, conversión de la mujer en objeto, posición de sumisión. Simbólicamente es muy violenta", asegura la portavoz de esta asociación, Raphaelle Remy-Leleu. "¿Cómo alguien puede hoy por hoy pensar que logrará vender con esto? Me pregunto si no lo habrán hecho con la intención de crear un escándalo para que se hable de la marca", añade.

El diseñador belga Anthony Vaccarello asumió la dirección artística de la firma en abril del año pasado sustituyendo al francés Hedi Slimane y acaba de presentar hace unos días su colección para el próximo invierno, con un guiño a los años 80, mucho cuero. Prometió colecciones con glamur y algunas de sus modelos desfilaron mostrando, por ejemplo, un pecho al aire. El desfile, celebrado en un enorme patio de la Rive Gauche parisina y con un centenar de 'looks', fue uno de los más concurridos de los celebrados estos días en París, con Catherine Deneuve, Amber Velleta, Zoe Kravitz, Kate Moss y hasta Pierre Bergé, el cofundador de la firma, aplaudiendo en primera fila.

No es la primera vez que una campaña de Yves Saint Laurent desata la polémica. Hace dos años, la autoridad reguladora británica prohibió una de sus publicidades por la extrema delgadez de la modelo, a quien se le marcaban las costillas. También en el 2012, una fotografía de Steven Meisel en la que aparecía Sophie Dhal completamente desnuda sobre un lecho de terciopelo en la campaña del perfume Opium fue muy criticada por la posición de la modelo "demasiado explícita" En aquel caso el director creativo de Yves Saint Laurent era Tom Ford y Opium, uno de los perfumes más vendidos en toda la historia de la firma.