Ir a contenido

Rusia mantiene el desafío

Un aficionado encendió una bengala en el estadio de Lille, donde hubo más enfrentamientos y la selección perdió con Eslovaquia (1-2)

JOAN DOMÈNECH / BARCELONA

Un aficionado ruso con la bengala que ha introducido en estadio de Lille en el partido frente a Eslovaquia.

Un aficionado ruso con la bengala que ha introducido en estadio de Lille en el partido frente a Eslovaquia. / ANDY RAIN

Rusia sigue siendo protagonista destacada de los incidentes que se están produciendo en la Eurocopa. En un desafío a las autoridades francesas –a las propias no, porque los vándalos han escuchado incluso mensajes de aliento desde su país–, algunos aficionados han decidido mantener elevado el tono de crispación.

Uno de ellos encendió una bengala durante el partido que la selección ha perdido ante Eslovaquia (1-2) pese a la prohibición de entrar material pirotécnico en los estadios y a las advertencias y la sanción que ha recibido la Federación Rusa tras los graves incidentes de Marsella en el partido frente a Inglaterra.

CUATRO DETENIDOS MÁS

Las trifulcas han ido brotando en Lille durante las últimas horas. En la ciudad septentrional francesa han coincidido rusos y eslovacos, así como ingleses y galeses, cuyos equipos juegan este jueves en Lens un partido que puede ser trascendental para el desenlace del grupo. Las dos localidades están separadas por menos de 40 kilómetros.

La policía informó de que había detenido a cuatro ciudadanos rusos más antes del encuentro. Dos por participar en una pelea; los otros dos estaban borrachos en un coche y tenían palos de madera susceptibles de ser usados como armas. La prefectura de Lille optó por "inundar las calles de policías", según explicó un portavoz. 

INCIDENTE DIPLOMÁTICO

Rusia se ha puesto de lado de sus aficionados; al  menos de los 43 que iban en un autobús que fue retenido por la policía francesa para investigar la participación de esos individuos en los graves incidentes de Marsella. El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, calificó de "arbitrario y discriminatorio" que el vehículo fuera interceptado y aseguró que las autoridades francesas no les informaron. Ni al Ministerio ni a la embajada. Lavrov fue más allá relatando que "las fuerzas especiales" estaban preparadas para intervenir y asaltar el autobús ante la negativa de los ocupantes por descender.

El ministro de Exteriores ruso insinúa que las relaciones con Francia pueden deteriorarse

Lavrov había convocado antes al embajador de Francia en Moscú para interceder por los aficionados, denunció "la instigación de ánimos antirrusos" e insinuó que el incidente podía dañar las relaciones ruso-francesas.

El segundo partido de Rusia, sin embargo, no ha sido tan conflictivo como el primero frente a Inglaterra, aunque el resultado ha sido peor. A raíz del debut de Marsella, la UEFA impuso una multa de 150.000 euros y la amenaza de la descalificación del torneo si se repetían los enfrentamientos y las peleas en las gradas provocadas por sus seguidores.

TENSIÓN EN TODO EL GRUPO

Pese a que Rusia ha perdido en Lille, el comportamiento de la hinchada en el estadio ha sido correcto. La única excepción ha sido la activación de una bengala por parte de un aficionado, claramente identificable por las imágenes. Fuera del estadio, el riesgo de nuevos incidentes persistía en un grado muy elevado porque las escaramuzas se sucedieron a pesar de la espectacular dotación policial francesa, predispuesta a actuar con contundencia al mínimo signo de tensión.

La policía retuvo un autobús con 43 aficionados rusos que presuntamente participaron en los actos violentos de Marsella

Y la tensión durará varios días, por el incierto desenlace del grupo B tras la victoria de Eslovaquia. La reacción del cuadro centroeuropeo le ha devuelto las opciones de clasificarse para la siguiente fase, que pondrá en juego en la última jornada frente a Inglaterra, obligada a ganar a Gales.

A diferencia del debut contra Gales, Eslovaquia ha tenido acierto ente la portería rival y ha podido mandar desde el marcador. Tras conseguir una valiosa ventaja en el primer tiempo, se ha limitado a conservarla ante la reacción final del cuadro ruso.

ENTRE WEISS Y HAMSIK

Weiss y Hamsik, dos de los mejores jugadores eslovacos, han cocinado los tantos en sendos remates inalcanzables para Akinfeev: se han repatido los goles y se han dado las asistencias en cada uno. Una buena defensa y un certero contrataque han ejecutado a Rusia, que tuvo el balón pero no tuvo ideas para resquebrajar la zaga de Eslovaquia. Slutski retiró a sus mediocentros para dar mayor verticalidad al equipo, pero no se crearon más ocasiones de gol claras.

Si ante Inglaterra pudo marcar en la última jugada y salvar un punto, esta vez el 2-0 adverso se ha erigido en una desventaja insalvable pese al voluntarioso ataque. La reacción de Rusia se repitió en los último 20 minutos y Glushakov abonó la incertidumbre en los en el tramo final, pero Eslovaquia supo repeler todos los centros al área sin excesivos apuros.

Rusia, 1 - Eslovaquia, 2

Rusia: Akinfeev (6); Smolnikov (6), V. Berezutski (6), Ignashevich (5), Schennikov (6); Golovin (5) (Glushakov, m. 45) Neustädter (5) (Mamaev, m. 45); Kokorin (6) (Shirokov, m. 75), Shatov (5), Smolov (6); Dzyuba (6).

Eslovaquia: Kozacik (7); Pekarik (5), Skrtel (5), Durica (6), Hubocan (6); Mak (5) (Duris, m. 80), Kucka (6), Pecovsky (6), Hamsik (8); Duda (6) (Nemec, m. 67), Weiss (7) (Svento, m. 72).

Árbitro: Damir Skomina (7), esloveno. Tarjetas a Durica (m. 46).

Goles: 0-1 (m. 32), Weiss dribla a dos contrarios y tira cruzado. 0-2 (m. 45), Hamsik, con un maravilloso disparo parabólico. 1-2 (m. 81), Glushakov, de cabezazo cruzado.

Campo: Pierre Mauroy de Lille. 

0 Comentarios
cargando