El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Travesía por el mar isotónico

Miguel Lorenzo

Arrate ArrizabalagaBilbao

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Jueves, 9 de agosto del 2018 - 05:45 h

El norte y el sur, el verde y el ocre. El verde de la esperanza y del éxito frente a la miseria y la crudeza del ocre. La utopía, en cambio, no parece consolidarse como tal. La globalización hace un guiño al cambio, aunque de mientras el ocre y el verde siguen viéndose en un cara a cara.
Y es que son 40 millas náuticas, la distancia del verde al ocre, de España a Marruecos, compartiendo el estrecho de Gibraltar. Es en Marruecos donde muchos hallan la oportunidad para llegar al verde que les dé la esperanza. Ante esta situación, poca esperanza le queda al ocre. Está la opción de considerar a verde cobijo o la de última instancia, la de dios.

Y es que dios es Jesús, es Alá, es Buda, y dios es también aquel que tiende un pequeño objeto redondo e hinchable, objeto que te hace flotar y por ende vivir. Es el caso del Aquarius, el barco que da fuerzas como toda bebida isotónica y que podría considerarse como otro dios más
A continuación, el zozobre del barco va acompañado de cantos de alegría y esperanza, cada vez más cerca del verde. Es aquí cuando surge la incógnita: ¿es acaso preferible tener a dios preparando su banquete de bienvenida ahí arriba o tener a un varón uniformado y armado rodeado de incompresibles papeles?

Algo está claro: aquí el único que se digna a escuchar las plegarias deber de ser el de arriba, o eso dicen, ya que nadie quiere rendir cuentas.
El banquete resulta apetecible, aunque la llamada para llegar y vivir en verde no termina de apagarse, luchando contra el apetecible cobijo del todo poderoso. De este al menos ya se sabe que controla y domina, pero parece ser que con banquete y algún otro tipo de comodidad. Es así como la intensidad de ocre aumenta, aunque por poco tiempo sea.

Parece que el personal de ayuda humanitaria tratando de ocultar su preocupación escucha y la bebida isotónica da fuerzas. De mientras los poderosos de abajo no se dignan a hacer presencia en el punto de conflicto, la frontera, les basta con decir que todo marcha bien y la situación está controlada. El sueño termina ahogándose o bien antes de recibir el azúcar de la bebida o una vez en tierra verde de “esperanza”.

Participaciones de los lectores

Para desayunar, basura: el menú que nos ofrece el ayuntamiento de Barcelona

Jordi Gabin Ramírez Rubí

Damos gracias al ayuntamiento de Barcelona, y en especial a la alcaldesa Ada Colau, por ponernos los contene... Seguir leyendo

26-M: dejar de lado el voto del miedo e interesado para votar democracia y libertad

Ximo Estal Port de Sagunt

Tras los que podríamos determinar como primera vuelta, el pasado 28 de abril, y esperando la segunda vuelta electoral, próximo 26 de mayo, todo... Seguir leyendo

La naranja mecánica de Huelva y Córdoba: hacer estudios con reclusos españoles

Luis Fernando Crespo Zorita Alcalá de Henares

El estudio se realizó entre 2016 y 2017: consistió en suministrar una leve corriente de 1,5 miliamperios en la frente de 41 r... Seguir leyendo

Damas y caballeros, con todos ustedes, el 'Circo Supremo', el espectáculo interminable

Dolors Paniagua Cordero Sant Boi de Llobregat

Parece impensable que en una democracia europea consolidada se pudiera celebrar un juicio semejante al que está... Seguir leyendo

¿Cómo puede ser tan difícil cambiarme a la universidad que quiero?

Raquel Sendin Novoa Hospitalet de llobregat

Hoy escribo básicamente para quejarme. Actualmente, estoy cursando primero de carrera en una universidad, pero me gustaría cambiar... Seguir leyendo

Harto de estar harto: el mercado laboral, precario y delictivo

Pedro Montalban Badalona

Como bien dice la canción Vagabundear de Joan Manuel Serrat, uno empieza ya a estar un poco harto. Me refiero a que desgraci... Seguir leyendo

Coeducación: la asignatura pendiente para acabar con los estereotipos de género

Laura Tevar Yecla, Murcia

¿Alguna vez te has encontrado a ti misma negándole algo a tu hijo por el simple hecho de que sea rosa? O le has dicho a tu hija "¡ese juego es de niños!". Aunque par... Seguir leyendo

¿Qué precio tiene ser instagramer? ¿Y tomarlos como referencia?

Marc Benet Colomer Sabadell

Acabo de ver el viral vídeo de una joven en China que es atacada por un pulpo mientras intenta com... Seguir leyendo

Carta abierta a Scalextric: no nos dejen tirados

Ricard Gimeno Barcelona