El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

'Superilla': Vivir sin coches tiene consecuencias negativas

AJUNTAMENT DE BARCELONA

Cambios en la movilidad de los coches que se aplicarán en la 'superilla' de Poblenou.

Ricard Guillamón CatalánBadalona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Jueves, 8 de septiembre del 2016 - 08:09 h

Como persona 'contaminante’ -por ser usuario de un elemento contaminante, el coche-, no voy a pedir disculpas por ello, pero sí quiero hacer algunas anotaciones al respecto de la ‘superilla’, límites de circulación de vehículos o todo aquel proyecto en marcha o de futuro inmediato en el que me culpen por utilizar un vehículo contaminante siendo este un elemento totalmente legal.

Así como es tan fácil ir limitando los vehículos contaminantes, también se debería limitar, por ejemplo, el impuesto de circulación, el cual me parece totalmente ilegal en las condiciones en que se están dando. También sería prudente, casi obligatorio, que la ITV fuera un simple trámite, gratuito. Y al respecto quiero decir que, en las reiteradas inspecciones pasadas, mi coche ha registrado niveles de contaminación muy por debajo de lo marcado legalmente.

Si el coche es un elemento contaminante, se debería informar de ello a los compradores, explicándoles su incidencia y el daño que puede producir al medio ambiente, como en las cajetillas de tabaco se anuncian sus peligros. Se debería clasificar la fabricación de automóviles como industria contaminante para medio ambiente y para las personas, pues es evidente que es el núcleo donde se genera toda esta situación.

Y por fin, cuando la gente esté concienciada de ello, no la culpen si la venta de coches baja y, por ello, la producción disminuya; y en consecuencia el despido de personal por ese motivo, ni el cierre de talleres al no tener que realizar revisiones o reparaciones. Puede parecer un chiste lo referido, pero piensen y analicen adónde nos quieren llevar: a comprar un coche y que nos olvidemos de él, eso sí, pagando como ahora.

Participaciones de los lectores

Los chicos también podemos llevar las uñas pintadas

Adrià Sánchez Campo Barcelona

Hace unos días me disfracé de David Bowie: me pinté la cara, las uñas y me puse un pantalón plateado. Hasta ahí todo 'normal' dentro del marco ... Seguir leyendo

Les dones volem la igualtat també en el món de l'esport

Raquel Botey Lluch Mataró

El conseller Bargalló se equivoca: las pruebas de septiembre son educativas

Sergi Cervantes Furió Barcelona

La separació dels poders de l'estat: feta la llei, feta la trampa

Joan Masdemont Serra Barcelona

Crec que l’expressió 'justícia' queda ben definida com “un concepte moral que té com a guia la veritat, a tractar ... Seguir leyendo

'Smartphones': nadie escucha mejor que ellos

Xavuer Espinosa Badalona

Hace ya bastante tiempo que miro mi móvil con mucho recelo, por no decir directamente miedo. Ayer estuve una hora planeando con mis amigos un v... Seguir leyendo

Por qué la exclusión no es fracaso escolar, sino político

Santiago Ortiz Córdoba

En la novela de Robert Graves «Claudio el dios y su esposa Mesalina», Vinicio dice en el Senado: «ningún hombre grita “este pez apesta”». El eco de esa v... Seguir leyendo

Espanya: violació de drets humans en un Estat de la UE

Dionís López Barcelona

El TS i la Fiscalía ja han fet la feina. Han creat un relat increïble amb el delicte de rebel·lió, i jutjaran i sent... Seguir leyendo

El coneixement tergiversat de la nostra història comú

Jordi Garcia Terrassa

Mi indefensión ante una multa del Ayuntamiento de Barcelona

Daniel Pérez Barcelona