Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Solidaridad cultural sí, pero para todos"

El MNAC, visto desde la Font Màgica de Montjuïc.

El MNAC, visto desde la Font Màgica de Montjuïc. / ÁLVARO MONGE

Gala León

Desde el inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania, la mayoría de los europeos hemos demostrado nuestro lado más solidario. Desde la aportación de material sanitario y alimentos hasta la acogida de refugiados en los hogares.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Hace unos meses, el Ayuntamiento de Barcelona tomó la decisión de brindar a todos aquellos ciudadanos ucranianos la posibilidad de visitar museos y centros culturales de manera gratuita. Esta resolución generó cierta inquietud, ya que saca a la luz un tema bastante polémico: el racismo.

Trabajo en un museo y no tengo ningún inconveniente en incorporar esta nueva medida. Sin embargo, me gustaría cuestionar por qué no se ha dudado en darles esta ventaja a nuestros vecinos europeos, mientras que otras nacionalidades no han gozado en ningún momento de este u otros descuentos. No recuerdo ningún tipo de facilidad o gratuidad hacia los afganos después de la toma de Kabul el verano 2021 por los talibanes.

Vivimos en una sociedad hipócrita en la que queremos sentirnos bien con nosotros mismos y mostrar de cara al público nuestro lado más bondadoso y generoso; pero cuando nos piden extender esta imagen fuera de los bordes de nuestra llamada 'nación' parece que el objetivo de la cámara se nuble y no recordemos esta faceta de la que tan orgullosos nos sentimos.

Los ciudadanos ucranianos están pasando por un momento muy duro y considero que ayudarlos tanto a ellos como a sus familiares o compatriotas es un acto de humanidad y del que estoy a favor, ya que acceder a la cultura y la educación nunca debería tener impedimento para nadie y es una manera de acercarse a un colectivo que lo está pasando mal. Pero esto debe extenderse a todos aquellos cuyos países estén pasando por una guerra, catástrofe o cualquier situación desafortunada.

Por tanto, solidaridad, sí, pero tanto para aquellos que están cerca como para aquellos que tienen que cruzar mares y fronteras. Al fin y al cabo, la generosidad no debería tener límites.

Participaciones de loslectores

Másdebates