El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

La sociedad cada vez soporta menos a los niños pequeños

JOAN CORTADELLAS

Vagón en silencio del AVE Barcelona-Madrid.

Ignacio MaristanyBarcelona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Martes, 1 de marzo del 2016 - 09:29 h

¿Le pasa algo a la sociedad o me da a mí la impresión de que la gente cada vez soporta menos a los niños pequeños? Subo al AVE dirección Madrid con mi mujer, dos niños de 3 y 1 año, sillita y maletas. Cuando, después de todo el estrés que supone llegar allí a tiempo, te instalas en tus asientos, escuchas: "¡Vaya mierda! De todo el tren nos tenían que tocar a nuestro lado". Evidentemente, la chica que soltó el comentario con intención expresa de ser escuchada, acababa de ver cómo se esfumaba el apacible viaje, abrazadita a su pareja, que había imaginado. Inmediatamente recibió mi pronta respuesta informándole de que era una maleducada y de que existía un "vagón silencioso" donde nadie la hubiera molestado. Su novio se puso rojo como un tomate, irremediablemente, avergonzado.

Lo más curioso fue cuando en el viaje de vuelta sucedió exactamente lo mismo con una adolescente que no paró de quejarse en voz alta: "Es que no hay derecho" "No tendrían que dejar viajar a niños..." (y doy fe de que no estaban montando ningún jaleo). La pregunta es: ¿alguien cree que nosotros viajamos cómodos con los niños? Ni siquiera hay un mísero espacio pensado para ellos, de la cafetería al pasillo, del pasillo al asiento. Necesitan moverse. O comer. O les cuesta dormirse. Y no son malcriados, si hacen algo mal hecho, se les riñe y ya saben pedir perdón, cosa que a muchos adultos les cuesta hacer. ¿Pero a caso creen que podemos retener a los niños durante tres horas sentados y en silencio?

Sepan que para nosotros el viaje es una tortura mayor que para el que viaja sin niños. O sea que, por favor, sean respetuosos con las familias porque, aunque ya no estén de moda, aún se nos permite viajar (cosa que rara vez podemos hacer, por cierto). Ahórrense comentarios innecesarios, ya sabemos que podemos molestar y no lo podemos remediar. Son niños, y ustedes también lo fueron. Así que, o le piden a Renfe un "vagón infantil" o reservan en el "vagón silencio" que para eso existe, y si no, se muerden la lengua. Y si encima nos sonríen, se lo agradeceremos de todo corazón. Por cierto, sepan que en Semana Santa haremos Barcelona-Málaga en AVE, seis horitas, lo digo por si quieren ir anulando el billete.

Noticias relacionadas

- El vía crucis de una mamá en tren

Participaciones de los lectores

Rèplica municipal a 'Las ratas conquistan un solar de Poblenou'

Josep Garcia Puga Gerent del Districte de Sant Martí

En relació a la informació ... Seguir leyendo

Las oenegés somos todos

Sergi Solé Ferrer Sitges

Tras las noticias que vamos recibiendo estos días sobre Oxfam Intermón y otras oenegés, nuestra comprensible ... Seguir leyendo

Catalunya o Puigdemont, esa es la cuestión

Yosef Bakali Mateos Barcelona

La inmersión lingüistica, en jaque

Carlos Olmo Díaz Badalona

Que la banalización no nos lleve a la confusión

Pablo Fuentes Valladolid

La educación debería proporcionarnos el conocimiento para comprender y diferenciar unos conceptos de otros. Las palabras transmiten esos c... Seguir leyendo

A Milena Busquets: lectura estimulante y reveladora

Germán Costas Barcelona

No soy usuario de las redes, tampoco de esta sección. No pretendo una respuesta ni más comunicación que esta carta de agradecimiento.... Seguir leyendo

Els pares tenim dret a escollir el model educatiu dels nostres fills

Pablo Arnaiz Sant Cugat del Vallès

Davant la convulsa situació política que estem vivint des de ja fa mesos a Catalunya, alguns partits estan volent aprofitar aquest difícil mome... Seguir leyendo

Tinc dues armes: la dignitat i l'amor al meu país

Salvi Pardàs Sunyer Barcelona

Senyor Pablo Llarena,  vostè ha enviat a la presó dos homes de pau, Jordi Sànchez i Jordi Cuixart, principals representan... Seguir leyendo

Quien no lee es porque no quiere

Marc Martin Bescanó