28 sep 2020

Ir a contenido

Renfe, el buen trabajo de personas anónimas

Cristina Casals Massó

Cristina Casals Massó

Un tren de Rodalies Renfe en la estación Clot Aragó.

Un tren de Rodalies Renfe en la estación Clot Aragó. / ALBERT BERTRAN

Es casi para mí una necesidad escribir esta carta, ya que solemos aprovechar para quejarnos, pero pocas veces lo hacemos para agradecer o felicitar a alguien o algo públicamente. En este caso hago referencia a Renfe y en especial al revisor, maquinistas y la empresa de seguridad que viajaba en el tren de Puigcerdà a Barcelona el 23 de agosto.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Los que íbamos en el primer vagón notamos el golpe y posterior atropello de una persona. Posteriormente el tren se detuvo. A través de megafonía nos explicaron lo sucedido y las consecuencias que iba a tener para los pasajeros. Nos dimos cuenta enseguida que aquello era muy doloroso, pero además fue el mismo revisor que fue explicando, con paciencia y una voz quebrantada, los hechos.

Cuando ya reanudamos el recorrido, en una parada entró un chico totalmente ido, presumiblemente por efectos de drogas, que empezó a incordiar a quienes estábamos allí. Para nosotros era como la gota que colma el vaso, y fue otra vez el revisor quien asertivamente le dijo que se quedara quietecito, mirando el paisaje.

Pero el trabajo no acabó aquí. Al llegar a Sants Estació, el revisor se ofreció a acompañar a Atención del Cliente a un matrimonio que fruto del incidente había perdido el Talgo que les llevaba a su ciudad. Quería asegurarse que se fueran tranquilos. Desde luego todos estos hechos me llevan a felicitar el trabajo de estas personas que para mí son totalmente anónimas.

Participaciones de loslectores

Másdebates