Ir a contenido

"Activistas y negacionistas"

Iulen Lizaso Aldalur

Hernani

Greta Thunberg, antes de empezar la rueda de prensa en la Cumbre del Clima de Madrid.

Greta Thunberg, antes de empezar la rueda de prensa en la Cumbre del Clima de Madrid. / JOSÉ LUIS ROCA

La joven activista a favor del medioambiente y premio Right Livelihood, Greta Thunberg, clama a los políticos y personas con poder e influencia que escuchen a la comunidad científica más sobresaliente cuando piden detener o reducir las emisiones de CO2 de la atmósfera como medida prioritaria para invertir el calentamiento global y los fenómenos climáticos extremos. Thunberg reivindica que dichos fenómenos tienen consecuencias adversas tanto para la humanidad y el planeta.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El calentamiento global lo percibimos con los sentidos y confrontamos a partir de nuestra memoria. Los fenómenos climatológicos extremos que hoy se suceden constaban como hechos muy esporádicos en el archivo de la memoria. Entonces, ¿qué se está negando? Se dan diferentes corrientes científicas. En la línea que denuncia y reclama la joven Greta están los más visibilizados, integrados en Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) y que atribuyen el calentamiento global a las emisiones de CO2. Enfrente, los "negacionistas", el Movimiento Planetario para la Madre Tierra, fundado por la profesora y científica austriaca Dra. Claudia von Werlhof.  Pero, ¿se sabe realmente lo que niegan los "negacionistas"?

La epidemióloga estadounidense Dra. Rosalie Bertell, tras trabajar años como experta en biométrica y ciencias ambientales para las Naciones Unidas, al recibir el premio Right Livelihood, proclamó: "¡No es el CO2!". Falleció sin conseguir que instituciones o que el IPCC aceptaran un debate público en base a la conclusión que sacó de sus investigaciones: "El rápido aumento de la pérdida generalizada de especies no puede explicarse por el CO2. Esto es totalmente imposible y está fuera de toda razón. No es cierto que el CO2 amenaza a la tierra. Por el contrario, la tierra necesitaría actualmente más CO2 para sus plantas y la vida en general".

 

Participaciones de loslectores

Másdebates