09 jul 2020

Ir a contenido

Por un futuro sin humos: enfrentémonos sinceramente al problema

Emiliano del Pozo

La propuesta establece como objetivo una reducción del 10 por ciento de las emisiones de metano biológico en 2030. 

La propuesta establece como objetivo una reducción del 10 por ciento de las emisiones de metano biológico en 2030.  / AFP

Hace unos días me topé con un artículo que habla de un futuro sin humos. Me han llamado la atención esos más de 7 millones de muertes prematuras, cuestión que habría que trasladar a cada ciudad.

Quisiera que alguien cualificado explicase qué es una muerte prematura. Para mí, una muerte prematura es aquella que se produce antes de tiempo en una persona sana, no en alguien que por sus malos hábitos o enfermedades congénitas muere antes de una edad considerada como normal. Si una personada es atropellada por un camión, tiene un accidente de tren o aviación, eso sí es una muerte prematura; si esta persona bebe en exceso, come sin medida, trasnocha y desde que nació padece de asma, esta muerte no es prematura, estaba anunciada.

Es cierto, la contaminación afecta a la salud, pero no es el motivo de una enfermedad y menos de la muerte, es un agravante. Ya que estamos hablando del tema, aprovechemos para ser sinceros: ¿no deberíamos de hablar de todos los factores de la contaminación? ¿Qué sectores la producen y en qué proporción? ¿Cuáles son las medidas para evitar esta contaminación?

Se habla mucho de los coches, como en ese artículo, pero generalizando, echando el problema al ciudadano de a pie y sin profundizar. Si hablamos de coches, ¿hemos tenido en cuenta el trasporte de mercancías? ¿Y el transporte propio de un lugar a otro como entre ciudades? ¿Hemos hablado de los taxis o similares? ¿Y del transporte comercial tipo Ebay o Amazon? ¿O del transporte turístico en algunas ciudades? A todo esto, cabe plantear la escasez de transporte público para un rápido desplazamiento, así como su coste, en muchos lugares. Si existiese ese transporte, la mayoría de la gente no usaría su coche.

Y todo lo anterior solo se refiere a los coches, nos faltan otros factores más contaminantes en la ecuación: las industrias, los puertos, los aeropuertos...Los vertidos de muchas industrias no son solo en el aire, también están en la tierra y en el agua, y de eso los gobiernos bien se guardan de decir nada. No me olvido de la agricultura y la ganadería, pero de esos sí que tenemos que vivir.

Respecto a los coches eléctricos, su efectividad medioambiental dependerá de la procedencia de la electricidad producida. Aquí en España estamos a años luz de tener una energía limpia renovable (no nos podemos comparar con Suecia o similares) y es muy dudoso que la red sea capaz de producir y sobre todo suministrar a un parque compuesto de coches eléctricos exclusivamente. Tampoco hay material para tanta batería.

Por favor, dejemos de culpar directa o indirectamente al ciudadano y enfrentémonos sinceramente a este problema.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Participaciones de loslectores

Másdebates