Ir a contenido

Las enfermedades mentales, una cuestión química

Ramón Alcalá

Barcelona

Imagen alegórica de una persona enferma de depresión.

Imagen alegórica de una persona enferma de depresión. / ARCHIVO

Como usuario y trabajador en salud mental, he llegado a la conclusión de que estas enfermedades que suenan tan peyorativas como psicosis, esquizofrenia, trastorno de la personalidad, bulimia, anorexia, etcétera, son consecuencia de déficits de transmisores, neuronas y la química que se encuentra en interacción con estas.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Es por ello que afirmo que las enfermedades mentales se deberían explicar de una manera tan sencilla como se habla de glucemia o de cualquier enfermedad que produzca o falte algún tipo de sustancia para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

La medicación es nuestra aliada, ya que está demostrado que con ella se puede paliar y mejorar. Pero además es importante la terapia, los hábitos saludables, tener un entorno adecuado, el soporte de amistades, familia y, sobre todo, confiar en los profesionales que tanto saben, estudian y nos ayudan.

El problema no es tener o no esquizofrenia, sino cómo lo llevas.

Participaciones de loslectores

Másdebates