Ir a contenido

Nadia Nerea: Que un solo caso no acabe con nuestra solidaridad

Tamara González

Santa Coloma de Cervelló

Nadia Nerea y su madre, el pasado 24 de noviembre den Organyà.

Nadia Nerea y su madre, el pasado 24 de noviembre den Organyà. / ACN / FERRAN GARCIA

Nada te hace creer más en la bondad humana que las manifestaciones solidarias. Sin embargo, cuando las supuestas buenas causas en las que uno se implica resultan esconder algo oscuro, se abren paso otros sentimientos: la rabia y la indignación.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Tras conocerse el fraude de los supuestos tratamientos de la pequeña Nadia Nerea, uno puede llegar a cuestionarse cada nuevo acto de participación o ayuda que se le presente. Pese a ello, quiero pensar que las estafas son excepciones y que los logros conseguidos y la satisfacción de haber contribuido en algo positivo superan al miedo y al enfado ante posibles nuevos engaños.

Si en esta vida no nos mojáramos, nuestros corazones se secarían.

Participaciones de loslectores

Másdebates