02 jun 2020

Ir a contenido

"Me quedo a vivir con papá y mamá"

Lorena Novoa

Hace algún tiempo, después de volver con mis  padres --vuelta a la adolescencia aun teniendo 34 años--, decidí aventurarme a la busca y captura de un piso. Esto conlleva apuntarse a todas las webs, agencias y Apps que  existen. Al principio, la ilusión lo envuelve todo, cualquier cuchitril  era ideal: que la cocina es americana y la separa del baño una  cortina. Genial. Que el balcón es una barandilla medio anclada,  oxidada y que da un miedo asomarse. Sin problemas. Pero, a medida que  el precio sube, tu ilusión baja.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

No pido nada del otro mundo: un baño  en condiciones, una cocina en la que se pueda cocinar, un comedor  separado del baño, una habitación... y si tiene balcón es un regalo. Pues  nada. Así que después de cinco menes, llamé al IMPSOL para ver qué pasaba con  unos pisos vacíos que hay en mi población. "Son de compra y de momento  seguirán así,vacíos, a no ser que quieras comprar uno", me contestaron al otro lado del teléfono. Es una pena que hayan pisos vacíos cuando podrían alquilarse prefieran tenerlos vacíos. 

Así las cosas, tomé una decisión radical: me fui al Ikea, me compré un colchón  nuevo y un juego de sabanas para mi casa, la de mis padres, claro. Creo que  seguiré un tiempo con papá y mamá. Qué remedio.

Participaciones de loslectores

Másdebates