Ir a contenido

Las leyes actuales no amparan en su totalidad el bienestar animal

Loli Alcarria Jiménez

Madrid

Un rottweiler.   

Un rottweiler.    / LAURA GUERRERO (ARCHIVO)

¿Quién no conoce la famosa Lista de Schindler? Aquel alemán que salvó la vida a más de mil judíos hoy es historia, historia de la que crea esperanza en la humanidad. Pero nuestra lista de hoy nada tiene que ver con aquella lista salvadora. Nos referimos a la lista del Anexo I de la Ley 50/99 popularmente conocida como ley PPP (ley de Perros Potencialmente Peligrosos), por la cual ocho razas de perros empezaron a ser perseguidas y prejuzgadas.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Han pasado ya 20 años y aquella lista sigue en vigor y siguen muriendo perros de esas razas por el estigma social. ¿Miedo, desconocimiento, prejuicios, ignorancia? Algunas perreras están abarrotadas, otras perreras, las que no contemplan el sacrificio cero, tienen los crematorios al 100%. Porque, ¿quién quiere un perro perseguido? Ayer mismo alguien me dijo: "Sería tan simple como elegir otra raza y en 10 años acabaríamos con el problema". Con la legislación frente a los PPP se está reduciendo su número y es una buena noticia.  "Hay algo que puedes hacer para no tener que llevar a tu perro siempre atado y con bozal: el próximo perro que tengas, que no sea un PPP", comentario literal en Twitter.

Ahora vienen las elecciones, aparecerán fotos de políticos acariciando perritos en busca de votantes, estoy deseando leer los programas electorales, a ver qué partidos de verdad se preocupan por el bienestar animal, el resto es 'bienquedar animal'. No existe una propuesta real de bienestar animal mientras no se contemple la derogación de una lista condenatoria. Seamos claros.

 

Participaciones de loslectores

Másdebates