28 nov 2020

Ir a contenido

"Adiós, madre querida"

Jesús Sánchez Ajofrín Reverte

Jesús Sánchez Ajofrín Reverte

Un cuidador coge la mano de un enfermo de alzhéimer.

Un cuidador coge la mano de un enfermo de alzhéimer. / FERRAN NADEU

Imposible encontrar en mi memoria un solo recuerdo tuyo, cariño mío, en el que no existiera un detalle cariñoso, un empujón al ánimo y una solución elegante y consensuada, ante esas duras batallas que nos plantea la vida. Nos quedará grabado en el corazón tu grandeza de espíritu hacia la familia; lección esta, que nos servirá para agradecerte el exquisito e impagable testigo que nos has dejado.

Entretodos

Envíanos el obituario de un ser querido que hayas perdido durante la pandemia

EL PERIÓDICO activa la iniciativa En Memoria de Todos Ellos

El destino nos ha guardado un duro revés al no poder estar a tu lado en la partida final (circunstancias excepcionales del momento en que vivimos), pero gracias a tus enseñanzas tenemos los deberes hechos, y lo llevaremos con entereza.

Damos gracias al cielo por haber tenido la suerte de disfrutar de una madre tan buena y cariñosa. Ha sido un honor. No sabemos el origen de esas fuerzas incontroladas, que confluyen, cuando suceden estas situaciones extraordinarias, pero sí las hemos sentido en lo más profundo de nuestros corazones, como un halo de esperanza a lo sobrenatural.

Espero que ya estés disfrutando al otro lado de esta realidad por la que hemos viajado juntos. Recibe este beso tan especial que te dedico desde aquí, y compártelo con nuestros seres queridos con los que te vas a reunir.

Adiós, madre querida. Hasta siempre.

Participaciones de loslectores

Másdebates