El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Ciudadanos y la fractura social

NÚIRA JULIÀ / ACN

Albert Rivera, Inés Arrimadas y Carlos Carrizosa reunidos con los representantes de Societat Civil Catalana.

Jordi TerrisBadalona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Lunes, 14 de mayo del 2018 - 09:00 h

Sobre el tablero del conflicto catalán existe una corriente que atribuye la fractura social que se está produciendo en Catalunya íntegramente al independentismo y todo su entorno. Si hacemos un recorrido por nuestra historia reciente, podemos constatar que la convivencia entre la ciudadanía de Catalunya hasta la irrupción del partido Ciudadanos ha sido ejemplar, y el modelo de escuela catalana ha constituido un valioso instrumento de cohesión social incuestionable hasta ese momento. Catalunya crecía en todos los sentidos y sus gentes, de diversa procedencia, se relacionaban de manera excelente y cohesionada.

Mi caso podría ser el paradigma que ejemplifica dicha tesitura: nací en una barriada periférica de Barcelona, repleta de población inmigrante, por lo que me crié en un ambiente heterogéneo donde toda la gente se sentía cómoda. Más tarde, tanto en el colegio como en el entorno deportivo y laboral, la diversidad, el bilingüismo y la convivencia cada vez era más fluida y natural. A pesar de la naturalidad con la que me manejaba en este contexto, desde que tengo conciencia política me he sentido independentista; a veces nace un sentimiento y no sabes conscientemente por qué. Paralelamente, he hecho muchos amigos de distinto color ideológico a los que siempre he respetado, y no habíamos tenido nunca ningún problema. Y como muchos catalanes, asumía formar parte de un Estado que no era de mi agrado pero, como demócratas, lo aceptábamos con la esperanza, llena de ingenuidad, de que algún día, esa legalidad que en teoría se otorgaba a los partidos independentistas pudiera fructificar de forma democrática.

Y toda esta exposición nos lleva a la conclusión de que el principal artífice de la división social existente es el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y sus colaboradores más estrechos, con cuyo grupo renació ese sentimiento anticatalanista con el ánimo de cargarse el concepto de nación catalana, su cultura y su lengua. Así que, en las últimas elecciones, totalmente polarizadas, consiguió aglutinar un número de votos que probablemente haya llegado a su techo en Catalunya y que, a pesar de la euforia desmedida por sus resultados, únicamente representa el 25,35% de la población catalana. Distintos cambios de impresiones con gente que los votó me hacen pensar que muchos no eran realmente conscientes del objetivo central que persigue este partido.

Participaciones de los lectores

Cuando el político se vuelve un ser irracional

Ximo Estal Port de Sagunt

Hablar a veces de lo insensato y de lo absurdo que tienen algunos hechos y  decisiones que toman nuestros políticos,... Seguir leyendo

"Los líderes políticos separatistas pretenden que Catalunya sea una colonia"

Conrado Gallego Collado Villalba

Una filosofía de la democracia basada en la lógica de la secesión no podría funcionar, ya que incitaría a los&#... Seguir leyendo

"Voy a votar por primera vez y nadie me representa"

Pol Marcos Paya Gavà

Nací en enero del 2001 y este 28 de abril votaré por primera vez, la duda es a quién. Mi madre, ... Seguir leyendo

WhatsApp i la propaganda política

Benjami Vilar Mataró

Ja ens podem anar preparant, perquè a partir d'ara veurem als polítics fins a la sopa no, fins al WhatsApp! Ha començat la campany... Seguir leyendo

El nacimiento de nuestra nieta y el efímero camino de las sombras

Jesús Sánchez Ajofrín Reverte Albacete

Las sombras son la proyección de una realidad efímera y paralela a la nuestra que siguen su camino, con indepen... Seguir leyendo