Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Boris Johnson o el destiempo"

Boris Johnson contesta a preguntas en el Parlamento británico.

Boris Johnson contesta a preguntas en el Parlamento británico. / REUTERS TV

Jordi Querol

Hablaré de Boris Johnson igual que podría hablar de un paisaje, de una calle o de una puesta de sol, es decir, de algo nuevo que te llama la atención y, simplemente, te incita a comentarlo. Antes que nada, lo primero que yo destacaría de Boris Johnson es su devoción hacia su país: es como una religiosidad. Está orgulloso de ser inglés, le gusta demostrarlo y, muy hábilmente, supo enaltecer el sentimiento interno que llevan dentro de sí muchos de sus compatriotas: la arrogancia de su pasado imperial. Por eso lideró hábilmente el famoso y preocupante Brexit, o sea, la ruptura con Europa. Su pelo también llama la atención, es una cabellera rubia (fruto del correspondiente tinte) diseñada para ir alborotada.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Boris Johnson me recuerda a ciertos compañeros de colegio que conocí durante la adolescencia. Niños de clase alta y perspicaces, pero que, en el recreo, nunca se unían a lo que la mayoría de nosotros jugábamos: eran niños diferentes en todo. Por eso, después y a destiempo, tienen que recuperar las asignaturas que, cuando tocaba, no supieron franquear. Las reiteradas y locas fiestas en el 10 de Downing Street en momentos poco adecuados (pandemia) le pueden costar el cargo a Boris Johnson.

Participaciones de loslectores

Másdebates